Carta del Obispo Iglesia en España

El arzobispo de Madrid, en el Casino: «Seamos una Iglesia misionera en la gran ciudad»

El arzobispo de Madrid, en el Casino: «Seamos una Iglesia misionera en la gran ciudad»

Monseñor Carlos Osoro impartió una conferencia en el salón Príncipe del Casino de Madrid (c/Alcalá, 15). En su intervención en el ciclo País y Viajes, que este año conmemora el 70 aniversario de las Naciones Unidas, el prelado habló de La Iglesia que vive en Madrid muestra el rostro de Cristo: presencias y retos.

El prelado explicó que «para construir la nueva ciudad no hay que prescindir de Dios», es más, «la nueva ciudad requiere, si es que quiere ser nueva ciudad, la presencia de Dios en ella». Los cristianos, señaló, «tenemos que evangelizar», así que «seamos una Iglesia misionera en la gran ciudad y estemos siempre alegres en el anuncio del Evangelio», sabiendo que «la tarea más grande que se puede entregar a los hombres es la de Jesucristo».

Las palabras del arzobispo de Madrid en el Casino: «Seamos una Iglesia misionera en la gran ciudad»

El martes por la tarde, el arzobispo de Madrid, monseñor Carlos Osoro, impartió una conferencia en el salón Príncipe del Casino de Madrid (c/Alcalá, 15). En su intervención en el ciclo País y Viajes, que este año conmemora el 70 aniversario de las Naciones Unidas, el prelado habló de La Iglesia que vive en Madrid muestra el rostro de Cristo: presencias y retos.

Con la coordinación de José Luis Yzaguirre Romero, director de la tertulia-debate Juan Sebastián Elcano (Países, Viajes y Turismo), y tras la presentación de Javier Torrico Torrico, presidente del Casino de Madrid, el arzobispo de Madrid explicó que «para construir la nueva ciudad no hay que prescindir de Dios», es más, «la nueva ciudad requiere, si es que quiere ser nueva ciudad, la presencia de Dios en ella». Los cristianos, señaló, «tenemos que evangelizar», así que «seamos una Iglesia misionera en la gran ciudad y estemos siempre alegres en el anuncio del Evangelio», sabiendo que «la tarea más grande que se puede entregar a los hombres es la de Jesucristo».

El prelado, además, subrayó que «en el gran reloj de la historia suena una hora importante: el día que Dios vino a este mundo y sonó de una forma singular». Encontremos en Belén, dijo, «lo que sucedió hace 21 siglos, encontremos lo que son los valores de la convivencia humana», que «eliminan los totalitarismos, que desencubren los descartes, que eliminan la indiferencia». De esta manera, animó a descubrir en Belén «lo que significa defender la vida en todas las dimensiones que tiene la vida humana; y la familia, que sea luz». Descubramos que «el ser humano vale por lo que es, no por lo que tenga». El valor de la persona, destacó, «está en relación directa y esencial con el ser y no con el tener».

GD Star Rating
loading...
GD Star Rating
loading...
Print Friendly, PDF & Email