Revista Ecclesia » El arzobispo Barrio invita a ser «creyentes y creíbles» en su homilía de la Fiesta de la Traslación
Destacada Iglesia en España Última hora

El arzobispo Barrio invita a ser «creyentes y creíbles» en su homilía de la Fiesta de la Traslación

«Que todas las personas sean “creyentes” y “creíbles”, dispuestas a difundir en cada ámbito de la sociedad los principios e ideales cristianos y ser en medio de los hombres presencia de Cristo». Así se ha expresado este 30 de diciembre el arzobispo de Santiago de Compostela, Julián Barrio, en su homilía de la Fiesta de la Traslación, en la que el Delegado Regio, en esta ocasión Xosé A. Sánchez Bugallo, alcalde de la ciudad de Santiago de Compostela, ha presentado en nombre de S.M el Rey la tradicional ofrenda al Apóstol.

En este sentido, el prelado compostelano destacó la urgencia  recuperar el sentido trascendente de la vida, la visión de futuro, la corresponsabilidad, y la fraternidad que fundamentan la confianza en los distintos ámbitos de la vida: “Hai problemas que non poden resolverse sen a achega do pensamento relixioso”.

Un tiempo de gracia y perdón

En la celebración de esta fiesta «tan propia de nuestra archidiócesis damos gracias a Dios, conscientes de la importancia del Año Santo Compostelano, que seguiremos celebrando gracias a la benevolencia del Papa Francisco», «un tiempo de gracia y de perdón», para responder a la llamada a la santidad y conformar la vida con Cristo, recordando a creyentes o no creyentes que Cristo revela al hombre el propio hombre y le descubre la dignidad de su vocación”.

En respuesta a su invocación al Apóstol, el arzobispo compostelano señaló que “la Palabra de Dios ilumina cada día un camino a veces gris y otras veces oscuro”. Y añadió que “Jesús no está lejos, se nos acerca en un mundo de soledades, nos coge de la mano cuando estamos a punto de hundirnos en las olas de la propia vida, como le sucedió a Pedro en el mar.”

El «hoy contemporáneo»

Barrio explicó también que “el Apóstol Santiago nos remite a la fe, que necesitamos reavivar para acercar “el hoy contemporáneo” al “hoy eterno de Dios”, referencia central en nuestro modo de ser y de actuar. Esto exige disponibilidad plena al querer de Dios y la humilde intrepidez para aceptar el honor del rechazo o de la acogida que libremente los hombres pueden tener en relación a Cristo, llevando la alegría del Evangelio allí donde estemos”.

El arzobispo finalizó su homilía poniendo sobre el Altar “co Patrocinio do Apóstolo, a vosa ofrenda, Excmo. Sr. Delegado Rexio, tendo en conta as intencións do Papa Francisco, das Súas Maxestades e de toda a Familia Real, de todos os que teñen unha responsabilidade política, social e cultural, e de tódolos pobos de España, de xeito especial dos queridos fillos desta terra galega e desta Cidade de Santiago. Encomendo ao amigo do Señor esta querida Arquidiocese Compostelá para que asuma fielmente o compromiso de transmitir con espirito sinodal o legado da nosa fe”.

La Ofrenda de la Traslación se realizó por primera vez en 1109, aunque fue en 1642 quien Felipe IV la institucionalizó. Se trata de la celebración jacobea más importante en la Catedral compostelana tras el 25 de julio – fiesta litúrgica del Señor Santiago- y en ella se conmemora el traslado de los restos del Apóstol a Santiago desde el puerto de Jaffa, en Jerusalén.



O si lo prefieres, regístrate en ECCLESIA para acceder de forma gratuita a nuestra revista en PDF

HAZME DE ECCLESIA

Cada semana, en tu casa

Últimas entradas