Internacional Última hora

El arzobispo argentino Radrizzani, nueva víctima del coronavirus

Pesar en la Iglesia argentina por la muerte, el 2 de septiembre, del arzobispo emérito de Mercedes-Luján, Agustín Radrizzani, a causa del virus del Covid-19. El prelado, salesiano, de 75 años, había sido ingresado el día anterior en el Hospital Interzonal con un cuadro febril. Horas después fallecía a consecuencia de «una insuficiencia respiratoria provocada por una neumonía bilateral». Posteriormente, el test que se le había realizado al ingreso confirmó el positivo en coronavirus.

Según informa la agencia Aica, se trata del primer obispo que fallece por Covid-19 en Argentina, si bien la enfermedad ha afectado también hasta ahora a otros dos prelados: al de Mar del Plata, Gabriel Antonio Maestre, de 52 años, que ya ha retomado a sus actividades tras ser dado de alta, y al emérito de Avellaneda-Lanús, Rubén Óscar Frassia, de 74, quien sin embargo sigue hospitalizado.

Jorge Eduardo Scheinig, el actual arzobispo de Mercedes-Luján, presidió una misa en la catedral por el eterno descanso de su predecesor. En ella destacó la sensibilidad, cercanía, austeridad y humanidad de este «Agustín era un hombre cercano. Tenía una sensibilidad exquisita que lo hacía entender, comprender la vida del otro y acercarse. Y por eso podía ser padre y hermano», dijo antes de calificarlo de «salesiano de pura cepa» y de destacar su pobreza. «Era muy austero, yo conviví con él un par de años y era un hombre de mucha austeridad, de mucha pobreza», confesó.

Desde Roma, el Papa Francisco también hizo llegar su «profundo mensaje» a la diócesis, a los hermanos de congregación y a la familia. En particular, dice al telegrama enviado por la Secretaría de Estado, a su querida madre. La señora Marina vive en el Hogar de Ancianos, está a punto de cumplir 98 años y ya perdió también a una hija religiosa.

Con 439.172 casos diagnosticados y 9.155 muertes hasta el 3 de septiembre, Argentina es el sexto país americano más afectado hasta ahora por la pandemia. Por delante de ella están Estados Unidos (6,1 millones y 186.000), Brasil (4 millones y 23.780), México (610.000 y 65.816), Perú (657.000 y 29.000) y Colombia (633.000 y 20.300).

El pasado mes de julio fallecieron en apenas una semana por Covid-19 otros tres obispos: Henrique Soares en Brasil, Moses M. Costa en Bangladesh y Eugenio Scarpellini en Bolivia.

Print Friendly, PDF & Email