Internacional

El Arca desvela los abusos de su fundador

El Arca Internacional ha informado hoy, 22 de febrero, de que un informe encargado a un organismo independiente ha confirmado que su fundador, el filósofo y teólogo canadiense Jean Vanier, cometió abusos sexuales sobre al menos seis mujeres, y ocultó durante años los de Thomas Philippe, un sacerdote dominico al que consideraba su mentor espiritual. Vanier falleció en París el 7 de mayo de 2019, con 93 años, y Philippe en 1993. Este último había sido condenado por Roma en 1956.

Los líderes de la Federación se han dirigido por carta a sus comunidades, y les aseguran que están «abrumados por estos descubrimientos», que «condenan sin reservas». Reconocen asimismo «el valor y el sufrimiento» de las mujeres abusadas. Los testimonios acusadores contra Vanier son calificados de «sinceros y coherentes». Los abusos fueron cometidos a mujeres adultas sin discapacidad entre 1970 y 2005. Nada en la investigación lleva a pensar que pudiera haber afectadas personas con discapacidad. Se trataría de «relaciones sexuales manipuladoras» cometidas en un contexto de abuso emocional y control psicológico y sobre la base de un discurso místico y espiritual destinado a justificarlas.

«Para muchos de nosotros —dicen los responsables de El Arca— Jean (Vanier) era una de las personas más queridas y respetadas. Medimos el dolor y la tristeza que esta información producirá a muchos de nosotros, no solo en el interior de El Arca, sino también fuera. (…) El gran bien que hizo a lo largo de su vida no se cuestiona, pero tendremos que llorar una cierta visión que se tiene de él y de nuestros orígenes».

Actualmente, la Federación Internacional de Comunidades del Arca cuenta con 154 residencias en 38 países y unos 10.000 miembros. Su carisma es la atención a personas discapacitadas, y su originalidad la de que estos enfermos cohabiten con sus cuidadores y reciban de estos un trato amoroso. La primera comunidad del Arca fue fundada por Vanier en el pueblo francés de Trosly-Breuil en 1964. «La gente viene a la comunidad porque quiere ayudar a los pobres. Se quedan en la comunidad porque se dan cuenta de que ellos son los pobres», decía Vanier, quien a lo largo de su vida vio reconocida su entrega a estos enfermos con innumerables galardones, entre ellos el Premio Pablo VI (1997), la Legión de Honor (Francia, 2016) o el Premio Templeton (Inglaterra, 2015).

Nota de los obispos de Francia

El Comité Permanente de la Conferencia Episcopal Francesa ha expresado su «asombro y dolor» ante las revelaciones, unos hechos —dice— que mezclan el control espiritual y el abuso sexual y que fueron cometidos «bajo la influencia de las doctrinas perversas» del Padre Thomas Philippe. Los obispos galos agradecen a las víctimas su coraje para contar su sufrimiento, y a los responsables del Arca que tomasen en serio sus testimonios e iniciaran una investigación independente. Muestran también su confianza en las comunidades, donde —aseguran— «las personas discapacitadas y los asistentes viven relaciones auténticas de respeto mutuo y ayuda mutua». La Conferencia Episcopal, por último, expresa su disposición a colaborar con otras instituciones religiosas en el «trabajo de aclaración necesario sobre el Padre Thomas Philippe», cuya condena romana —se indica— fue gradualmente olvidada o descuidada.

 

 

Print Friendly, PDF & Email