Revista Ecclesia » El Año de las Familias: Una oportunidad para revalorizar la belleza del sacramento del matrimonio
Santa Sede Última hora

El Año de las Familias: Una oportunidad para revalorizar la belleza del sacramento del matrimonio

«Las familias necesitan atención pastoral, dedicación, mediante un estilo de mayor colaboración entre ellas y los pastores. Es necesario invertir en la formación de los formadores y, sobre todo, es necesario implementar un cambio de mentalidad: pensar en ellos no como ‘objeto’ sino como ‘sujeto’ de la pastoral ordinaria», así lo ha expresado el cardenal Kevin J. Farrell, Prefecto del Dicasterio para los Laicos, la Familia y la Vida, en la rueda de prensa de presentación del «Año Familia Amoris Laetitia», que ha tenido lugar leste 18 de marzo, en la Oficina de Prensa de la Santa Sede.

Cardenal Farrell: anunciar el Evangelio de la Familia

En su intervención, Farrell ha recordado que, la misión de la Iglesia es ser siempre anunciadora de la buena noticia del Evangelio y que “«l anuncio cristiano que se refiere a la familia es de verdad una buena noticia». Por ello, es oportuno dedicar un entero año pastoral a la familia cristiana y presentarlo «como fuente de alegría y de esperanza», un año pastoral instituido por el Papa Francisco, que iniciará este 19 de marzo, solemnidad de San José, en el V Aniversario de la publicación de la Exhortación Postsinodal Amoris Laetitia.

Asimismo, el prefecto de este Dicasterio ha destacado que ha sido providencial que el Santo Padre haya dedicado este año a san José, esposo y padre, elegido para acudir a la Santa Familia, y como él, «cada pareja de esposos debe sentirse amada y elegida por Dios para generar en la carne y en el espíritu, los hijos de Dios Padre. De modo especial en este contexto de pandemia, donde la familia ha sido golpeada duramente en diferentes aspectos y a pesar de ellos, ha mostrado su rostro de “custodio de la vida”, como lo ha sido san José».

Acompañar a las Familias en dificultad

Además,  ha subrayado la importancia de Amoris Laetitia, un documento que es el fruto de un largo caminos sinodal. En este sentido, este Año Amoris Laetitia es una preciosa oportunidad para hacer madurar los frutos de este camino en los diversos contextos eclesiales y familiares. «Durante este año – afirmó el Purpurado – tenemos la oportunidad de acompañar a las familias, es un momento para que las familias no se sientan solas ante las dificultades, hay que acompañar a las parejas y familias en crisis, a apoyar a los que se quedan solos, a las familias pobres, a las familias rotas».

Gabriella Gambino, subsecretaria del mismo Dicasterio, también está convencida de que es «hora de actuar» renovando «los modos, las estrategias y quizás incluso algunos objetivos de la planificación pastoral». A la luz de Amoris Laetitia, hay que pasar de una pastoral de los fracasos a una que sepa «revigorizar la belleza del sacramento del matrimonio y de las familias cristianas» haciéndolo perceptible a los ojos de los jóvenes y atractivo. «Hay un gran deseo de familia, pero mucho miedo ante la elección del matrimonio», ha señalado Gambino.

 



O si lo prefieres, regístrate en ECCLESIA para acceder de forma gratuita a nuestra revista en PDF

HAZME DE ECCLESIA

Cada semana, en tu casa