amor
Opinión

El amor, base de nuestra vida

El amor, base de nuestra vida

Por Carmen Escribano, directora de Caritas Diocesana

La Eucaristía es el gran sacramento de la Caridad y la fuente de ese amor que nosotros queremos encarnar y significar en nuestra acción cristiana a favor de los pobres y excluidos. Participar en la mesa eucarística nos compromete a repartir el pan para todos, a estar atentos a las necesidades y al bienestar de todos, especialmente de los más débiles. El ejercicio de la caridad es consustancial a la vida de la Iglesia, somos todos los cristianos los que estamos llamados a ser misericordiosos con otros, a estar pendientes de todos para que en la mesa del Señor todos podamos participar. Desde aquí brota el sentido de los grupos de Cáritas como enviados desde y por la comunidad a ejercer este ministerio.

El estilo de la persona que trabaja en Cáritas tiene que ser sencillo, austero, cercano y humilde. La humildad, madre de las virtudes, se concreta en reconocernos pequeños y débiles, instrumentos de Dios en los que su gracia actúa. La humildad va en estrecha relación con la pobreza evangélica que nos hace identificar a Dios como Señor de la Historia, fuente y centro de nuestra vida.

La campaña institucional de Cáritas nos recuerda que hay que vivir sencillamente para que otros sencillamente puedan vivir; y todavía concreta más en que solamente viviendo así escribiremos juntos la historia, todos con todos, desde todos y para todos. El amor tiene que ser la base sobre la que escribamos cada día nuestra vida. Sólo actuando desde ahí seremos creíbles al mundo, signo de esperanza y anunciaremos la Buena Noticia del Amor con mayúsculas que es Dios.

Feliz Día de Caridad. Feliz Día del Corpus.

 

 

Print Friendly, PDF & Email

Añadir comentario

Haga clic aquí para publicar un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.