fuente: Centro de Ayuda Cristiano
Iglesia en España

El 73% de los casos de abuso sexual a mujeres se dan en el entorno familiar, según un estudio en la Iglesia evangélica

El 73% de los casos de abuso sexual a mujeres se da en el entorno familiar, según una encuesta a 1.000 mujeres en la iglesia evangélica Centro de Ayuda Cristiano. El estudio refleja que otro 13% de abusos sexuales corresponde a personas conocidas, aunque fuera del entorno familiar, y solo un 14% han sido perpetrados por personas desconocidas.

Dentro del 73%, la mayor proporción se da en tíos (algo más de un tercio), seguido de padres, padrastros y abuelos (un tercio), y de hermanos, cuñados o primos (algo menos de un tercio). También hay un porcentaje pequeño, en torno a un 5%, donde los autores pertenecen al entorno familiar pero pero no son familia (vecinos, por ejemplo). Además, dos tercios de las víctimas han sufrido abusos más de una vez, incluso por personas diferentes del entorno familiar.

El origen de esta encuesta lo explica el pastor Alberto Díaz, portavoz del Centro de Ayuda Cristiano. «A través de la acción pastoral hemos ido descubriendo muchos casos y por eso decidimos lanzar la encuesta dentro de nuestra comunidad, con unos resultados aterradores». En su conclusión dice que «algunos familiares piensan que el cuerpo de una niña o una adolescente pertenece a los parientes».

Desde la infancia

Otro dato preocupante es el de que el 70% de las víctimas era menor de edad cuando se produjo el abuso sexual. En la encuesta se ha detectado, también, una cierta gradación. «Al principio, las víctimas declaran haber padecido de niñas tocamientos en su cuerpo con la excusa de bailar, realizar un juego infantil o guardar un secreto», explican desde el Centro de Ayuda Cristiano. Al crecer, los abusos se convierten aumentan en gravedad, y «en todas las edades se suceden las amenazas de recibir palizas o de matar a sus madres», según el estudio.

La encuesta también ha recogido algunos testimonios. «Yo cerraba los ojos, lloraba y hacía lo que me mandaba por miedo», según Estrella H. O, por ejemplo, Pamela M. se niega denunciar por no querer que su hermano acabe en la cárcel.

Silencio y ayuda

A esta iglesia evangélica pertenecen sobre todo miembros de la comunidad latina residente en España, según explica el Centro de Ayuda Cristiano. A este respecto, el sondeo muestra que dos de cada tres mujeres abusadas lo fueron en el extranjero, y una de cada tres en España.

Casi la mitad de las víctimas de abusos no lo habían contado a terceras personas, y sólo un 28% denunció. Un 70% de las víctimas que sufrieron abusos en España desconocían la existencia del teléfono 016 de ayuda contra el maltrato. Entre las razones para no denunciar, en la mayor parte de los casos la principal era el miedo, pero un significativo 19% no denunció por vergüenza.

Ante esta realidad, el Centro de Ayuda Cristiano pone en marcha el Proyecto Rahab, que comenzó en 2012 y ha ayudado a más de 300 mujeres . En él participan voluntarias de diversos ámbitos profesionales para prestar el apoyo, según informan ellos mismos.

Print Friendly, PDF & Email