Iglesia en España Última hora

El 12% de los ingresos de Manos Unidas en 2019 vinieron de testamentos solidarios

En el año 2019, la ONG de la Iglesia Católica Manos Unidas obtuvo por herencias y legados solidarios  5.157.018 €; un 12 por ciento del total de sus ingresos del año, lo que le ha permitido financiar diversos proyectos en todos los sectores en los que trabaja. Este domingo, 13 de septiembre, se celebra el día del Legado Solidario, un «acto sencillo, económico y reversible, que respeta los derechos de los herederos legítimos y que, día a día, está adquiriendo mayor importancia en nuestro país». Así lo explica Alberto Mora, responsable de Herencias y Legados de la ONG.

Según los datos del año 2019, Madrid, Bilbao, Barcelona, Salamanca y Oviedo son las ciudades de las que Manos Unidas ha recibido la mayor parte de sus ingresos por herencias y legados, un concepto que ha crecido en los últimos años en las cuentas de las entidades sin ánimo de lucro. «Algunas de las personas que nos incluyen en su testamento expresan su voluntad de dedicar su aportación a causas concretas como la educación, la infancia, el trabajo con mujeres o la protección del medioambiente, mientras que otros prefieren destinar su aportación a los fines de la organización, para que se destinen a la lucha contra el hambre en el mundo»,  informa Mora.

«Lo importante es que, en ambos casos, esa donación permitirá que miles de personas puedan ver mejoradas sus condiciones de vida porque, gracias al compromiso y solidaridad de los testadores, que perdurará más allá de la vida, seguirán ayudando a Manos Unidas a transformar el mundo y a llevar esperanza y un futuro mejor a los más empobrecidos del planeta. Sabemos que es posible acabar con el hambre y la pobreza y sabemos también que se necesita de la participación de todos para conseguirlo… Quizá no sea hoy ni mañana, pero en nuestras manos está lograrlo», concluye el responsable de Herencias y Legados.

Josep: solidariadad que permanece

Josep, que colaboró durante muchos años con Manos Unidas, decidió dejar un importante legado en su testamento para que «Manos Unidas lo destinase a lo más conveniente». La vida de Josep siempre estuvo orientada a ayudar a los demás. Ahora, gracias a su generosidad, pueden llevarse a cabo distintos proyectos, como la construcción de una escuela en un barrio muy humilde de una ciudad de Angola.

Como indica su ahijado Jaume, «Josep siempre consideró que la mejor ayuda es dar las herramientas, enseñar a trabajar, para que las personas puedan luchar con sus propios medios por su futuro, lo cual no podría coincidir más con la vocación de Manos Unidas en su actuación para con el prójimo».

Este es sólo uno de los múltiples motivos por los que personas anónimas, afines a Manos Unidas y comprometidas en construir un mundo mejor, deciden dejar parte de su herencia o un legado a la organización. «Este legado solidario permitirá que perdure en el tiempo la solidaridad de personas como Josep, cuya huella de generosidad seguirá ayudando más allá de su vida”», apunta Alberto Mora.

 

Print Friendly, PDF & Email