Firmas

Edith Stein y Santo Tomás de Aquino

Edith Stein y Santo Tomás de Aquino

Santo Tomás de Aquino es cumbre de la Teología Católica y Teólogo Oficial de la Iglesia Católica como recuerda continuamente el Magisterio común y oficial de todos los Papas modernos desde León XIII hasta el actual papa Francisco, es necesario tener muy en cuenta la gran pensadora y patrona de Europa. Santa Benedicta de la Cruz, también conocida por su nombre judío Edith Stein fue una profunda conocedora de la Teología de San Tomás. Su trayectoria intelectual hasta llegar a Santo Tomás está marcada por una búsqueda continua de la verdad, con mayúscula, desde que descubrió providencialmente la autografía (Vida) de Santa Teresa. Su gran pasión fue siempre la docencia, quería ser maestra. Seducida por Edmund Husserl a quien conoció en Gotinga, lo siguió hasta Friburgo, llegando a ser su ayudante de cátedra. Debido al machismo universitario de su tiempo que prohibía a las mujeres acceder a las escuelas superiores, y a las relaciones muy tensas con su admirado profesor que la tenía como criada para ordenarle sus trabajos, porque el catedrático era muy caótico, rompió sus relaciones con él y se estableció como profesora privada e independiente

Es en el descubrimiento de Santo Tomás de Aquino, donde mejor se puede comprobar la profunda admiración que sentía por el Doctor Angélico y por su sistema teológico tal como quedó plasmado en la Summa Theológica, se puede comprobar en un breve pero sustancial opúsculo que tiene por título ¿Qué es la filosofía? Se trata de un dialogo entre sus dos grandes maestros Edmund Husserl y Santo Tomás de Aquino, texto que compuso con motivo del septuagésimo cumpleaños del padre de la Fenomenología. Supone un primer acercamiento desde la Fenomenología a la filosofía de Santo Tomás de Aquino. Desde su concepción de la filosofía de Santa Tomás Edith Stein va exponiendo los puntos comunes y los puntos divergentes entre la filosofía de Santo Tomás y la fenomenología de Husserl

Los puntos más divergentes tratados en un ambiente relajado: mientras que Husserl solo admite la razón natural como fuente de conocimiento, Santo Tomás admite la razón sobrenatural. Fe y razón no son opuestas sino complementarias. La teología como ciencia se sirve de una metodología racional para intentar no demostrar la verdades reveladas, sino para probar que nos irracionales, como pretende filosofía moderna y su teoría de la razón autónoma, contraria a la teología, desembocó en el ateísmo filosófico, lo que para Santo es imposible, como lo demostró en sus célebres cinco vías, un intento de llegar a conocer la existencia de Dios por medio de la realidad creada mediante la analogía y que supone una aceptación de la metafísica, sin metafísica la filosofía no tiene ningún sentido y se convierte en lo que es hoy ensayismo y literatura. Edith Stein comprendió muy bien que la separación total de la filosofía moderna de la verdad revelada conducía al ateísmo. Edith Stein con esfuerzo y dedicación consiguió en contra de los filósofos de su tiempo un perfecto conocimiento de los principio básicos de la filosofía tomista, como se puede comprobar por la traducción al alemán de la obra de Santo Tomás Quaestiones disputatae de veritae,así como una síntesis metafísica del pensamiento tomista en su obra de gran altura Ser finito y eterno.

Fidel García Martínez Catedrático Lengua Literatura Doctor Filología, Licenciado en Ciencias Eclesiásticas.

Print Friendly, PDF & Email

Añadir comentario

Haga clic aquí para publicar un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.