Revista Ecclesia » Ecuador: 200 años después de la muerte del obispo José Cuero y Caicedo, Quito pide sus restos mortales
Internacional

Ecuador: 200 años después de la muerte del obispo José Cuero y Caicedo, Quito pide sus restos mortales

Ecuador: 200 años después de la muerte del obispo José Cuero y Caicedo, Quito pide sus restos mortales

Este 10 de diciembre de 2015, Ecuador ha conmemorado los 200 años de la muerte del obispo de Quito, Mons. José Cuero y Caicedo, quien dirigió la diócesis del 1801 al 1815. También fue vicepresidente del Consejo Soberano de Quito en 1810 y Presidente del “Estado de Quito” entre 1811 y 1812.

Nació en Cali en 1735, para aquel entonces territorio de Ecuador sujeto a la dominación española, y murió en Lima (Perú) en 1815, donde había sido exiliado.

Sus restos reposan en el Hospital Real de San Andrés en Lima, por lo que el alcalde de Quito espera que este aniversario se pueda realizar el deseo de mover los restos del obispo a la Catedral de la capital de Ecuador, junto a otras personas ilustres: como el coronel Carlos Montúfar y el Mariscal Antonio José de Sucre

Además de dirigir la Diócesis de Quito, Mons. José Cuero y Caicedo también ocupó cargos públicos importantes secundando el deseo de independencia del país. Cuando los españoles llegaron a Quito el 8 de noviembre de 1812 para restablecer el orden, muchos se vieron obligados a huir, entre ellos el obispo y muchos religiosos, que temían venganzas. Una vez que se re-introdujo el poder colonial, Mons. José Cuero y Caicedo fue despojado de su dignidad episcopal, le confiscados todos los bienes, y el 27 de julio de 1815 fue exiliado como prisionero en Lima, donde murió pobre y enfermo el 10 de diciembre de 1815.(CE) (Agencia Fides, 10/12/2015)

Quito (Agencia Fides) –



O si lo prefieres, regístrate en ECCLESIA para acceder de forma gratuita a nuestra revista en PDF

HAZME DE ECCLESIA

Añadir comentario

Haga clic aquí para publicar un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Cada semana, en tu casa