Revista Ecclesia » ECCLESIA da voz a los profesionales de la comunicación
Destacada Iglesia en España Última hora

ECCLESIA da voz a los profesionales de la comunicación

Ante la Jornada Mundial de las Comunicaciones Sociales, ECCLESIA da voz al presidente de la Comisión Episcopal y a varios profesionales para que reflexionen sobre el hoy de la comunicación en tiempos de pandemia.

repor_4075_comunicacion

La comunicación es imprescindible. Lo sabemos. No hay más que contemplarnos a nosotros mismos y reconocer la necesidad profunda que tenemos de escucharnos, de que nos escuchen, de hablar y de que nos hablen. Es así como se desarrollan las personas. Cada día lo podemos experimentar a nivel personal y a nivel social. Lo que hay que preguntarse es cuánto ayuda a la comunión lo que decimos y lo que callamos.

«Como apunta el Evangelio, sin verdad no es posible la libertad, y sin libertad no es posible la convivencia digna». Así dicen los obispos de la Comisión Episcopal para las Comunicaciones Sociales, al enviar un mensaje para la Jornada Mundial de las Comunicaciones Sociales que celebramos cada año en el día de la Ascensión del Señor. La comunicación nos ayuda a «conocer la realidad y el entorno en el que vivimos, a formar criterio sobre las corrientes sociales y culturales, a desarrollar las dimensiones lúdicas y solidarias de la persona». Y es cierto que los profesionales de la comunicación entregan toda su persona a servir, a hilar historias de vida que pueden contribuir, o no, al bien común. Es tiempo de agradecer a tantos que han dado su vida por nuestra libertad, porque el periodismo requiere la capacidad de ir allí donde nadie va: un movimiento y un deseo de ver, dice el Papa Francisco en su mensaje de este año (ECCLESIA 4.061, pág 25). Gracias a la valentía y al comproomiso de tantos profesionales, hoy conocemos muchas de las difíciles situaciones que se viven en el mundo. Por eso, el Papa nos invita a ponernos en marcha, a ir a ver, a estar con las personas, a salir de nuestros confinamientos profesionales y acercarnos a las personas para escucharlas.
Hay tantos compañeros que ponen rostro al buen hacer, a la entrega y la humildad, a la sencillez y el sacrificio que supone este oficio… Como lo vivía el padre Gago, maestro, profeta de la comunicación, dominico y sacerdote, ahora que se abre su proceso de canonización. Son muchos y buenos. Damos voz a algunos y lo hacemos con los pies descalzos por el enorme trabajo que se ha hecho durante esta pandemia. De un dolor a otro, los periodistas nos han acercado los problemas y las esperanzas del mundo.



O si lo prefieres, regístrate en ECCLESIA para acceder de forma gratuita a nuestra revista en PDF

HAZME DE ECCLESIA

Cada semana, en tu casa