Iglesia en España Última hora

ECCLESIA 4.034: Embarrados por todos

Esta semana nuestro compañero Asier Solana profundiza en la experiencia de los migrantes que trabajan en el campo. Vivian, Héctor, Senghor y Jean Marc son cuatro temporeros que ponen voz a la situación que viven de falta de dignidad humana. «Senghor es el nombre ficticio de un senegalés que nos atiende tras más de diez horas de trabajo en el invernadero. “Si cuento algo malo y el jefe sabe que he sido yo, mañana me echa”. Y cosas malas para contar hay, como las horas extra. “Nos las pagan, pero más baratas. La hora normal a 6 euros, la hora extra a 5”».

Descárgate aquí ECCLESIA 4.034

Además, te recomendamos:

  • Tres entrevistas para conocer de primera mano y reflexionar sobre lo que estamos viviendo

– a José Luis Segovia, vicario para el Desarrollo Humano Integral y la Innovación de la archidiócesis de Madrid: «La Iglesia ha estado donde los Servicios Sociales no han llegado», por Sara de la Torre
– a Juan José Laborda, expresidente del Senado y director de la Cátedra de Monarquía Parlamentaria en la Universidad Rey Juan Carlos: «Hace falta una sacudida de los individuos conscientes y las élites morales», por Sandra Várez
– a Mauricio García SJ, director del JRS de Colombia: «La situación de los inmigrantes venezolanos en Colombia es dramática», por José Ignacio Rivarés

  • Varios artículos de opinión

– Renovar Pentecostés, por Isaac Martín
– La muerte transfigurada de Adolfo Nicolás. In memoriam, por Luis Ángel Montes
– Jaque a la ministra Celaá, por Juan-Carlos López Hernández, delegado diocesano de Enseñanza de Zamora
– El silencio, ese desconocido, por Cristina Inogés Sanz

La primera puerta a la que se llama sigue siendo la Iglesia. En situaciones de crisis como la que estamos viviendo, hay una puerta que nunca cierra, que no deja a nadie fuera. Es la Iglesia que se embarra por todos, da igual de dónde o cómo vengan. Nuestra #PortadaEcclesia es un homenaje a todos aquellos que han estado en primera línea de la caridad, atendiendo un teléfono que no ha dejado de sonar las 24 horas de los siete días de las semanas que llevamos de emergencia sanitaria. Esta crisis está dejando colas en nuestras calles, hombres y mujeres que necesitan ayuda y no se podían imaginar que algún día estarían en esta situación. Faltan alimentos y faltan soluciones para la vivienda y el desempleo. Falta dignidad para los temporeros, las empleadas domésticas, los migrantes que viven en situación infrahumana. Ahora tenemos que embarrarnos, debemos seguir «metiéndonos en faena», por todos, sin mirar el carné.

Print Friendly, PDF & Email