Especiales Ecclesia Mártires del Siglo XX en España

Doscientos fieles de Segorbe participarán en la beatificación de cinco mártires diocesanos

martires-año-de-la-fe

Doscientos fieles de Segorbe participarán en la beatificación de cinco mártires diocesanos

Doscientos fieles, encabezados por  el Obispo, mons. López Llorente, participarán el domingo próximo en la beatificación de cinco mártires diocesanos de la persecución religiosa de los años 30. El evento, que se celebrará en Tarragona, será un encuentro masivo en el que se espera la participación de 20.000 personas para rendir homenaje a 522 católicos de toda condición que dieron testimonio de su fe y del perdón a sus verdugos.

Los mártires diocesanos son Sor Martina Vázquez Gordo, hija de la Caridad, natural de Cuellar (Segovia) y martirizada en Segorbe, donde desarrolló un intenso apostolado, Mn. José Piquer Arnau, Sacerdote Operario Diocesano, natural de Onda y martirizado en Bechí, Mn. José Manuel Claramonte Agut, Sacerdote Operario Diocesano, natural de Almazora y martirizado en Vall d’Alba, Hno. Benedicto Andrés Monfort (Enrique), marista, natural de Villafranca del Cid y martirizado en Albocacer, y el P. Honorio de Orihuela, capuchino del convento de Castellón y la parroquia de la Sagrada Familia, que tuvo que abandonar en 1936, al ser su parroquia la primera que se incendió en la ciudad de Castellón.

 

También serán beatificados los miembros de la Hermandad de Sacerdotes Operarios Diocesanos del Sagrado Corazón de Jesús, nacidos en la provincia de Castellón, aunque en la actual diócesis de Tortosa: Mn. Joaquín Jovani Marín, de San Mateo y martirizado en Moncada (Barcelona), Mn. Vicente Jovaní Avila, de San Mateo y martirizado en Moncada (Barcelona), Mn. José Prats Sanjuán. de Catí y martirizado en Tortosa, y Mn Mateo Despons Tena, de San Mateo y martirizado en San Mateo.

 

 

Rasgos comunes

 

En el Mensaje de la Conferencia Episcopal Española (CEE) difundido con motivo de la Beatificación, se afirma que este acto “contribuirá a que no se olvide el gran signo de esperanza que constituye el testimonio de los mártires. Son precisamente sus testimonios los que se convierten en un nuevo estímulo para la renovación de la vida cristiana”. Todo ellos arraigan su aportación a la vitalización de la Iglesia del siglo XXI en algunos rasgos comunes: Personas de fe y oración, centrados en la Eucaristía y en la devoción a la Virgen, cristianos de fe madura, sólida y firme, valientes para dar testimonio incluso ante las adversidades, y personas sencillas y, en muchos casos, débiles humanamente, como los describe el texto de los obispos españoles.

Después de la beatificación, los nombres de estos mártires quedarán inscritos en el Martirologio Romano. Durante la celebración también se anunciará el día de su fiesta, y podrá oficializarse su veneración por parte de los fieles. Así, concluye el mensaje de la CEE, “celebrando su memoria y acogiéndose a su intercesión, la Iglesia desea ser sembradora de humanidad y reconciliación en una sociedad azotada por la crisis religiosa, moral, social y económica, en la que crecen las tensiones y los enfrentamientos”.

GD Star Rating
loading...
GD Star Rating
loading...
Print Friendly, PDF & Email