Internacional

Dos misioneros, fundadores de la Iglesia de Uganda, camino de los altares

Dos misioneros, fundadores de la Iglesia de Uganda, camino de los altares
El Obispo de Hoima, Uganda, Mons. Vincent Kirabo (foto), aprovechó la multitudinaria Fiesta de los Mártires de Uganda, que se celebró el 3 de junio en el Santuario de Namugongo, para compartir una buena noticia para la Iglesia local. Hizo público el inicio de la causa de beatificación del padre Lourdel ‘Mapeera’ y del hermano Amans, primeros misioneros en Uganda y evangelizadores de los mártires cuya memoria la Iglesia veneraba en esa fecha.
El padre Simeon Lourdel, natural de Arras, Francia, murió en su misión de Rugala, cerca de Kampala, con 37 años. Le llamaban “Mapeera”, por la pronunciación francesa de Mon Père. El hermano Amans Delmas, nacido en Palmas, también en Francia, tras trabajar 13 años en Uganda, moriría en Tanzania en 1895. La primera misa en Uganda se celebró en 1879.
Según información facilitada por AMECEA, este anuncio que da a conocer al mundo la posibilidad de que estos religiosos miembros de la comunidad de los Padres Blancos lleguen a los altares, es fruto de un notable trabajo de investigación desarrollado desde 1987 y puesto a consideración de la Congregación para las Causas de los Santos, la cual ya había dado su visto bueno de acuerdo con el padre Richard Nnyombi, miembro de la misma comunidad misionera.
“Mucho ya se ha hecho y muchas personas han dado testimonio de haber recibido favores y milagros a través de su intercesión”, explicó el padre Nnyombi de la Conferencia Episcopal de Uganda. “Sin embargo, de acuerdo con las normas y reglas de esta investigación, hay procedimientos específicos que deben ser seguidos meticulosamente”, añadió.
La primera audiencia del proceso de beatificación se llevó a cabo en la Catedral de Rubaga y fue presidida por el Arzobispo de Kampala, Mons. Cyprian Kizito Lwanga, a finales del año pasado.
El templo elegido para la ceremonia está edificado en el mismo lugar en el cual los dos misioneros obtuvieron del rey Kabaka Muteesa I la autorización para permanecer en el país y enseñar la fe católica a la población. La persecución religiosa en el país llegaría después, a manos de su sucesor, Kabaka Mwanga II, quien acusaría a los miembros de la corte que se habían hecho cristianos de ser traidores a la patria en beneficio de países extranjeros. La objeción de los creyentes a las conductas inmorales del mandatario pudo ser el motivo real detrás de la muerte de los mártires, formados en la fe por el padre Lourdel y el hermano Amans.

OMPRESS-UGANDA (19-06-17)

GD Star Rating
loading...
GD Star Rating
loading...
Print Friendly, PDF & Email