Iglesia en España

DOMUND en la archidiócesis de Sevilla

DOMUND en la archidiócesis de Sevilla

Misioneros de Sevilla, “orgullo de nuestra Archidiócesis”

Sal de tu tierra es el lema de la Jornada Mundial de las Misiones de este año, que se celebra el domingo 23 de octubre. Una cita que alude directamente a la invitación del papa Francisco a “salir de nosotros mismos”, de nuestras fronteras y de la propia comodidad para poner al servicio de los demás los propios talentos y nuestra creatividad, sabiduría y experiencia. Además, la expresión evoca el origen del que parte el misionero, que es enviado a la misión, así como del destino al que llega.

angelluisEste llamamiento a llevar el Evangelio por todos los rincones del mundo es atendido en la actualidad por 166 misioneros y misioneras sevillanos,  la mayoría pertenecientes a órdenes y congregaciones religiosas, repartidos por 43 países de cuatro continentes. Italia, con 25, es el país con más misioneros, seguido de Argentina con 22, Perú con 11, Japón y la República Democrática del Congo, con nueve sevillanos destinados en cada uno, y Ecuador, en cuyas misiones desarrollan su apostolado de forma permanente siete diocesanos de Sevilla.

Según los datos de la Delegación diocesana de Misiones, el continente con mayor presencia sevillana es América -84 misioneros en 19 países-, seguido de África -32 en 15 países-, Europa –con 31 sevillanos repartidos entre Italia, Ucrania y Francia- y Asia –con 19 misioneros en 6 naciones-.

Eduardo Martín Clemens, delegado diocesano de Misiones, subraya que no parten a las misiones “ni los mejores ni los buenos”. “Todo es pura gracia y la vocación viene del Señor que toca algunos corazones para que, al igual que el joven rico, lo dejen todo y se vayan con Él”, añade. En este sentido, afirma que no pude ser excusa la escasez de vocaciones en las diócesis de procedencia y recuerda la llamada al respecto de san Juan Pablo II a “dar desde nuestra pobreza”.

Sevilla es la sexta diócesis española en aportación económica a las misiones

misioneros-sevEsta “movida misionera”, término que resume la incesante actividad que se genera en la Delegación diocesana conforme se acerca el mes de octubre, tiene también una vertiente económica. La Archidiócesis de Sevilla colaboró en 2015 con 488.002,58 euros a la causa de las misiones, algo más del doble de la media nacional. Según los datos del informe anual de Obras Misionales Pontificias (OMP), la mayor parte se corresponde con la recaudación de la colecta del DOMUND celebrada el 18 de octubre de 2015, si bien hay que consignar “el esfuerzo económico continuado que realizan muchos fieles, a través de cuotas periódicas domiciliadas”. Según estos mismos datos, Sevilla la sexta diócesis española en cooperación económica con las misiones, detrás de Madrid, Valencia, Pamplona-Tudela, Vitoria y Burgos.

La Iglesia en España destinó el pasado año un total de 13.722.015,39 euros a la Obra Pontificia de Propagación de la Fe. Por continentes, África recibió la mayor parte de esta cantidad –unos diez millones de euros-, seguida de Asía, América y Oceanía. Este dinero contribuye a aliviar las grandes urgencias pastorales y sociales de las misiones, y en este apartado destaca el sostenimiento de los misioneros, la construcción de iglesias, adquisición de vehículos para desplazamientos pastorales, formación y sostenimiento de catequistas, ayudas sociales, etc.

Pero no todo es dinero. Más aún, el DOMUND quiere ser un aldabonazo a las conciencias de creyentes y no creyentes, una llamada de atención, un recordatorio de todo lo que resta por hacer. En esta línea, el delegado diocesano de Misiones ha afirmado que abriga la esperanza de que “el DOMUND no se quede en la colecta, sino que nos sacuda a todos removiendo nuestra conciencia, pensando si no nos estará llamando el Señor mientras los ruidos cotidianos nos impiden escucharle”. Esta llamada ha sido atendida en la actualidad por 166 sevillanos.

mpasadas3Misioneros ad tempus

En los últimos años ha resurgido una práctica misionera adaptada a las posibilidades de un número importante de sacerdotes, laicos y familias, que dedican varias semanas o meses al año a la misión ad gentes. Son los misioneros ad tempus, “unos voluntarios que nos están ganando en riesgo y generosidad”, subraya Martín Clemens. Es el caso de Juan Luis García, sacerdote diocesano que ha vivido por segundo año consecutivo la experiencia de la misión en una zona de Ecuador particularmente castigada por los recientes terremotos acaecidos en este país sudamericano.

Este año se cumplen noventa años de la primera campaña del DOMUND, un dato destacado por el Arzobispo de Sevilla en una carta en la que califica a los misioneros como “el orgullo de nuestra Archidiócesis”. Mons. Asenjo subraya la importancia del anuncio misionero -“una inmensa obra de misericordia tanto espiritual como material”-, como realización de un mandato que “no está agotado” y nos compromete a todos: “estamos llamados al compromiso evangelizador, a salir de la propia comodidad y atrevernos a llegar a todas las periferias que necesitan la luz del Evangelio”.

Regístrate en ECCLESIA para acceder de forma gratuita a nuestra revista en PDF

REGISTRARME