Revista Ecclesia » Domingo de la Palabra de Dios
«Conversión hacia la santidad», carta pastoral del obispo de Segovia, César Franco
Cartas de los obispos Última hora

Domingo de la Palabra de Dios

El Papa Francisco instituyó hace dos años el Domingo de la Palabra de Dios que coincide con el domingo III del tiempo ordinario, que celebramos hoy. Con este gesto desea que el pueblo cristiano comprenda «la riqueza inagotable que proviene del diálogo constante de Dios con su pueblo». Para ello, trae a la memoria el momento en que Jesús, caminando junto a los discípulos de Emaús, les «abrió la inteligencia para comprender las Escrituras» (Lc 24, 45). Sin esta apertura de la inteligencia, las Escrituras santas, pueden ser letra hermosa pero muerta, por la sencilla razón de que los libros que constituyen el Canon de la Iglesia, sólo pueden entenderse si se leen como Palabra viva de Dios que sigue hablando a su pueblo en cada momento de la historia. Es Palabra escrita, ciertamente, pero Palabra viva que comunica su mensaje de salvación a todas las generaciones.

El Concilio Vaticano II ha dejado claro que la Sagrada Escritura y la Sagrada Tradición constituyen la única Palabra viva de Dios, el cual quiere comunicarse con su pueblo y conducirle a la plenitud de la revelación. Tanto la Escritura como la Tradición, sostenida y salvaguardada por el Magisterio de la Iglesia, tienen su clave de interpretación en Cristo, Palabra eterna de Dios. Por eso decía san Jerónimo que la ignorancia de las Escrituras —y lo mismo podemos decir de la Tradición— es ignorancia de Cristo».

A pesar del gran movimiento bíblico desplegado en los siglos XIX y XX, que cuajó en la Constitución Dei Verbum del Concilio Vaticano II sobre la Palabra de Dios, el acceso a la Biblia y la comprensión de su mensaje siguen siendo para la mayoría del pueblo cristiano una asignatura pendiente. Es posible que la Biblia no falte en los hogares cristianos, pero ¿se lee, se medita, se comprende, se hace vida práctica? «Lamentablemente —escribe el Papa Francisco— en muchas familias cristianas nadie se siente capaz —como en cambio está prescrito en la Torá (cf. Dt6, 6)— de dar a conocer a sus hijos la Palabra del Señor, con toda su belleza, con toda su fuerza espiritual. Por eso quise establecer el Domingo de la Palabra de Dios, animando a la lectura orante de la Biblia y a la familiaridad con la Palabra de Dios. Todas las demás manifestaciones de la religiosidad se enriquecerán así de sentido, estarán orientadas por una jerarquía de valores y se dirigirán a lo que constituye la cumbre de la fe: la adhesión plena al misterio de Cristo».

En este domingo del tiempo ordinario se proclaman dos lecturas que, por sí mismas, bastan para comprender la fuerza de la Palabra de Dios. La del Antiguo Testamento describe la conversión de Nínive por la predicación del profeta Jonás, que se negaba a ir porque desconfiaba de que pudiera convertirse. En el evangelio, aparece Jesús predicando en Galilea con estas palabras: «Se ha cumplido el tiempo y está cerca el reino de Dios. Convertíos y creed en el Evangelio» (Mc 1, 15). Aquí, la palabra «evangelio» no se refiere a ninguno de los que conocemos porque sencillamente no habían sido escritos. Esta palabra se refiere a todo el mensaje de la salvación, que alcanza su máxima expresión en la misma persona de Jesús —Evangelio de Dios—, y que está contenido en lo que llamamos Palabra de Dios, gracias a la cual podemos entrar en diálogo con él, conocer su voluntad y configurar nuestra vida según sus enseñanzas. Dios quiere la conversión del hombre, busca atraerle hacia sí para llevarle a la verdad y felicidad plena. Por eso, desde el principio de la humanidad le ha hablado por medio de profetas, sabios y maestros, y, finalmente, por medio de su Hijo. Recibamos sus palabras como el mejor tesoro para conservarlo, no como un libro más, sino como la Palabra de la salvación y de la vida.

 

+ César Franco
Obispo de Segovia



O si lo prefieres, regístrate en ECCLESIA para acceder de forma gratuita a nuestra revista en PDF

HAZME DE ECCLESIA

Cada semana, en tu casa