Iglesia en España Última hora

Domingo Amigo, provincial de los agustinos: «Habíamos olvidado la fragilidad humana»

Este año, la Orden de San Agustín ha dado comienzo a una nueva provincia que ha unido a las que anteriormente existían en España. Su primer provincial es Domingo Amigo (Madrid, 1959).  Como en todos los aspectos de la vida, la pandemia ha alterado muchos planes. A nivel celebrativo, y a nivel de organización provincial, que no ha podido terminar aún el capítulo. Sin embargo, san Agustín, con su llamada a la búsqueda de Dios a través de la interioridad, puede dar pistas para vivir hoy.

—Hoy es san Agustín. A veces, en agosto las celebraciones quedan un poco escondidas en verano…
—A veces quedan un poco disminuidas. En nuestras iglesias y parroquias suele haber fiesta, y la más grande es en San Lorenzo de El Escorial. Este año se complica mucho por la situación, y ser reducirán las celebraciones a lo imprescindible, serán más sencillas y nos invitarán a centrarnos en lo esencial.

—¿Cómo nos puede ayudar en esta situación la espiritualidad de san Agustín?
—La interioridad, la búsqueda de Dios, la comunión de bienes materiales o el servicio a la Iglesia son algunos de sus aspectos. En este tiempo hemos tenido que estar confinados y cultivar mucho más la vida interior y el encuentro con Dios. Nos ha hecho pensar a todos sobre la condición humana, sobre la fragilidad… algo que teníamos olvidado. Desarrollar la interioridad nos sirve para buscar a Dios y enraizarnos en Él como sentido de la vida, y tomar conciencia de lo importante que es.

—¿Cómo buscar a Dios en medio del dolor?
—En primer lugar, reconociendo nuestra limitación, sabiendo que no tenemos respuesta para todo, ni siquiera desde una perspectiva médica a los problemas que surgen. El planteamiento sobre la condición humana en relación con Dios es profundo, fundamental. Esta búsqueda es la que nos permite abrirnos. San Agustín, por ejemplo, buscó mucho la verdad antes de su conversión, y eso fue lo que le hizo, por ejemplo, hacerse maniqueo.

—Hablando de verdad, ¿hoy no está cuestionada?
—Desde el punto de vista filosófico y científico, lo está. Pero para el crsitiano la verdad está en Dios y en Jesucristo, como respuesta al encuentro con el resucitado. Para nosotros la búsqueda de la verdad va más allá de la perspectiva intelectual o científica para llegar a la oración y el encuentro con Dios.

Domingo Amigo, en la primera fila, tercero por la izquierda, durante la apertura del capítulo provincial en julio

—Decía de que la pandemia ha afectado a la celebración. ¿Y a la organización de la nueva provincia?
—Nos ha afectado muchísimo. Estaba visitando las comunidades para preparar el capítulo cuando llegó el confinamiento. Después, cuando llegó julio, pensábamos celebrar todo el capítulo pero las circunstancias nos obligaron a terminar solo la primera sesión. Queríamos continuar a finales de septiembre pero no está claro que vaya a ser posible por la situación de contagios, pero también por las facilidades para desplazarse. Un tercio de los capitulares tienen que venir de otras naciones de América, Asia y África, y ahora los viajes internacionales están en una situación delicada.

—¿Qué retos tienen que afrontar en el capítulo?
—Para empezar, algunos temas organizativos: nosotros nos regimos por nuestras constituciones y cada provincia tiene unos estatutos, que aún tenemos que elaborarlos. Esos estatutos marcarán el ritmo de la nueva provincia. Con esta nueva realidad, buscamos la renovación de la ida religiosa con fidelidad. Unido a ello, queremos reestructurar nuestro gobierno al momento presente sin sobredimensionarlo. Pensando en España, tenemos que pensar en maneras de articular las actividades mejor para responder a colegios, parroquias, actividades sociales, de estudio, universitarias o centros teológicos. Y otro interés de fondo en la nueva provincia es propiciar la comunión, ya que antes éramos cuatro provincias.

Print Friendly, PDF & Email