angel rubio

Divorcios y separaciones

Según los datos del Consejo General del poder Judicial (CGPJ), el año pasado 127.362 matrimonios en España tomaron la decisión de romper su relación sentimental. Esta cifra supone un incremento del 2,13 por ciento respecto al año anterior lo que, para el Instituto de Política Familiar (IPF), confirma que «la ruptura conyugal se ha convertido en el principal problema de la familia y  por ende, de la sociedad español». La inmensa mayoría de esas rupturas (en concreto, el 94 por ciento) fueron divorcios. En Segovia se estima que pasan de un centenar las separaciones y divorcios anuales.

El Concilio Vaticano II calificó el divorcio como «epidemia de nuestro tiempo» (GS 47). La historia de la cultura y la antropología cristiana constatan el hecho de que todos los pueblos de la tierra admiten hoy, como tipo y como ideal, el matrimonio monógamo (un solo hombre con una sola mujer). La psicología del amor humano apoya fuertemente la misma tesis, todo el que ama la verdad excluye siempre de su vida cualquier traición o participación de un tercero en ese amor.

La Iglesia católica ha proclamado siempre el más riguroso sentido de las palabras del Evangelio: «El matrimonio es indisoluble ante Dios y ante los hombres». No es lícito al individuo que cree en la Iglesia y en la presencia de Cristo en ella, dar la espalda al precepto de Cristo y tomar por su cuenta la propia ley. Es verdad que existen casos límite e insostenibles  que se dan entre los esposos sea por el motivo que fuere y no pueden por menos contraer un nuevo matrimonio (civil naturalmente) a no ser que el matrimonio fuera declarado nulo. Este sería un caso que no tratamos aquí. De cualquier modo, los cristianos no deben juzgar y menos condenar materia tan delicada y comprometedora, pues no nos es dado conocer con certeza infalible quien se casa «en el Señor».

En la pastoral diocesana hemos de tratar de prevenir estos casos con una mejor preparación y una mayor madurez de los novios para que puedan evitarse de raíz tales situaciones. El Catecismo de la Iglesia Católica enseña que «puede parecer difícil, incluso imposible, atarse para toda la vida a un ser humano. Por ello es tanto más importante anunciar la buena nueva de que Dios nos ama con un amor definitivo e irrevocable, de que los esposos participan de este amor, que les conforta y mantiene, y de que por su fidelidad se convierten en testigos del amor fiel de Dios. Los esposos que, con la gracia de Dios, dan este testimonio, con frecuencia en condiciones muy difíciles, merecen la gratitud y el apoyo de la comunidad eclesial» (n. 1648).

La dignidad de la institución matrimonial no brillar en todas partes con el mismo esplendor, puesto que está oscurecida por la poligamia, el divorcio, el llamado amor libre y otras deformaciones de acento hedonista. También la actual situación económica, sociológica y civil es origen de fuertes tensiones  patológicas y de angustia en la conciencia

Hemos de reiterar también que es urgente la reforma de nuestra legislación sobre el matrimonio. No se trata de privar a nadie de sus derechos, ni tampoco de ninguna invasión legal del ámbito de las opciones íntimas personales. Se trata de restituir a todos los españoles el derecho de ser expresamente reconocidos por la ley como esposo o esposa; se trata de recuperar una definición legal de matrimonio que no ignore la especificidad de una de las instituciones más decisivas para la vida social; se trata de proteger adecuadamente un derecho tan básico de los niños como es el de tener una clara relación de filiación con un padre y una madre, o el de ser educados con seguridad jurídica como posibles futuros esposas o esposos. Sobre el gobierno y el legislador recae en este campo una grave responsabilidad propia y cierta, que no puede ser transferida ni eludida.

 

+ Ángel Rubio Castro

                                                             Obispo de Segovia

 

Print Friendly, PDF & Email

Añadir comentario

Haga clic aquí para publicar un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.