Francisco a obispos amigos del Movimiento de los Focolares
Papa Francisco

Discurso en español del Papa Francisco a los obispos amigos del Movimiento de los Focolares (4-3-2015)

La eucaristía, misterio de comunión

Discurso del Papa Francisco a los obispos amigos del Movimiento de los Focolares (4-3-2015)

Queridos hermanos:

Os doy la bienvenida, y agradezco al cardenal Kovithavanij su introducción. Doy también las gracias a la presidenta y al copresidente del Movimiento de los Focolares por su presencia.
Os han congregado en Roma la amistad con este Movimiento y el interés por la «espiritualidad de comunión». En concreto, durante estos días vuestra reflexión se centra en el tema: «Eucaristía, misterio de comunión».
Y es que el carisma de la unidad propio de la Obra de María está firmemente anclado en la eucaristía, que le confiere su carácter cristiano y eclesial. Sin la eucaristía, la unidad perdería su polo de atracción divina y quedaría reducida a un sentimiento y a una dinámica  puramente humana, psicológica, sociológica. Por el contrario, la eucaristía garantiza que en el centro está Cristo, y que es su Espíritu, el Espíritu Santo, quien mueve nuestros pasos y nuestras iniciativas de encuentro y de comunión.

Escribe el apóstol Pablo: «Porque el pan es uno, nosotros, siendo muchos, formamos un solo cuerpo, pues todos comemos del mismo pan» (1 Cor 10, 17). Como obispos, nosotros reunimos  a la comunidad alrededor de la eucaristía,  en torno a la doble mesa de la Palabra y del Pan de vida. Este es nuestro servicio, y es fundamental. El obispo es principio de unidad en la Iglesia, pero ello no acontece sin la eucaristía: el obispo no reúne al pueblo alrededor de su propia persona, o de sus propias ideas, sino alrededor de Cristo, presente en su palabra y en el sacramento de su Cuerpo y Sangre. Y aprendiendo de Jesús, Buen Pastor que se hizo Cordero inmolado y resucitado, el obispo reúne a las ovejas que tiene encomendadas con la ofrenda de su vida, asumiendo él mismo una forma de existencia eucarística. Así el obispo, conformado a Cristo, se convierte en Evangelio vivo; se convierte en pan partido para la vida de muchos con su predicación y su testimonio. Quien se alimenta con fe de Cristo Pan vivo se ve impulsado por su amor a entregar su vida por los hermanos, a salir, a salir al encuentro del marginado y despreciado.
Os doy las gracias de manera especial a vosotros, hermanos que venís de las tierras ensangrentadas de Siria y de Iraq, así como de Ucrania. En el sufrimiento que estáis viviendo con vuestras gentes, experimentáis la fuerza que procede de Jesús eucaristía: fuerza para seguir adelante unidos en la fe y en la esperanza.

En la celebración diaria de la misa, estamos unidos a vosotros, rezamos por vosotros al ofrecer el sacrificio de Cristo; y ahí cobran fuerza y significado también las numerosas iniciativas de solidaridad a favor de vuestras Iglesias.
Queridos hermanos: Os animo a llevar adelante vuestro compromiso en beneficio del camino ecuménico y del diálogo interreligioso. Y os doy las gracias por vuestra aportación a una mayor comunión entre los diferentes movimientos eclesiales.

Que el Señor os bendiga y que la Virgen os proteja. Recemos unos por otros. Os doy las gracias por vuestras oraciones.

(Original italiano procedente del archivo informático de la Santa Sede; traducción de ECCLESIA)

GD Star Rating
loading...
GD Star Rating
loading...
Discurso en español del Papa Francisco a los obispos amigos del Movimiento de los Focolares (4-3-2015), 10.0 out of 10 based on 1 rating
Print Friendly, PDF & Email