Revista Ecclesia » Director general de Cáritas Castrense: ¿Dónde está tu hermano?
Director general de Cáritas Castrense: ¿Dónde está tu hermano?
Opinión

Director general de Cáritas Castrense: ¿Dónde está tu hermano?

El pasado 28 de enero falleció nuestro Pastor dejándonos un vacío y un humano pesar por la certeza de que, como tantas veces, ya no podremos acudir en demanda de directriz, sabio consejo y prudente opinión. Pero aceptamos la voluntad de Dios con la fuerza de la Fe, y cantamos emocionadamente el himno a los que dieron su vida por la Patria, ya tradicional en nuestras filas: La muerte no es el final. Esta profunda convicción nos invita a continuar con serenidad y fortaleza el camino que nos marcó a los miembros de Cáritas Castrense.

Don Juan del Río nos guiaba con gran claridad de ideas, profunda Fe y empatía personal. Fue nuestro conductor de luces largas, pero también cortas. Conocía los detalles, iba por delante con su intuición y experiencia, y sabía conectar con los jóvenes.

Don Juan nos interpelaba para que respondiéramos a la pregunta del Génesis: ¿Dónde está tu hermano? Y nos animaba a que encontráramos respuesta en el pobre y el necesitado que sufre. Su experiencia le decía que existen muchas necesidades en la familia castrense, a nuestro alrededor, y que debemos tener muy presente la dimensión universal de la Caridad, la ayuda a otras Cáritas hermanas y la atención a las realidades lejanas, como son las poblaciones con las que se encuentran nuestras unidades desarrollando misiones internacionales.

Y en ese camino de búsqueda, nos pusimos tras él manos a la obra. Por decreto arzobispal erigió Cáritas Castrense en 2012, asumiendo el riesgo de una iniciativa nueva y rompedora, inédita en las Fuerzas Armadas y de Seguridad del mundo. La idea era poner en práctica el ejercicio de la Caridad en su jurisdicción de una forma organizada, e integrada en la Confederación de Cáritas Española.

Y desde entonces hemos ido creciendo, y con la inestimable ayuda de los servicios centrales de Cáritas, estamos actualmente en fase de consolidación y expansión. Contamos con un órgano central y 37 Cáritas Parroquiales distribuidas por todo el territorio nacional, ubicadas en los centros y unidades donde existen capellanes castrenses, con un total de 370 voluntarios y 3 técnicos contratados.

Iniciamos nuestra labor por medio de un programa de ayuda a familias en situación de vulnerabilidad para posteriormente centrarnos en actividades que la realidad social del entorno nos hizo acometer. Nació así el Programa de atención a personas mayores (retirados, viudas) y más tarde el de atención a personas con discapacidad, de alcance diocesano. Está también en pleno funcionamiento el programa de cooperación internacional, relacionado con los países donde despliegan unidades, con proyectos de envíos humanitarios, de ayuda al desarrollo y de apoyo a emergencias. Contamos con un programa de sensibilización, basado en campañas apoyadas por una activa página web, Facebook, Twitter e Instagram, y estamos iniciando un programa de empleo acorde con la creciente necesidad. La pandemia de la covid-19 nos hizo reaccionar con rapidez ante la nueva situación, para seguir acompañando a los beneficiarios. Nuestro arzobispo inició una campaña (El Granero de José), de acumulación de fondos para afrontar las previsibles situaciones de necesidad. Otro acierto, que está permitiendo hasta la fecha ayudar a situaciones críticas de más de 250 personas, unido a la recogida y distribución de más de 30.000 kilogramos de alimentos.

Pretendemos, así, seguir ese camino marcado por nuestro querido don Juan, tratando de responder continuamente a la pregunta: ¿dónde está tu hermano? Y encontrando respuesta emocionada en su lección postrera, al reparar en un pequeño ramo de flores al pie del féretro con la sencilla leyenda: «soldado Emilio». Un soldado con esclerosis múltiple a quien él acompañaba. Descanse en Paz.

Rafael Barbudo Gironza, teniente general
Director general de Cáritas Castrense
@CCastrense

ESPECIAL JUAN DEL RÍO



O si lo prefieres, regístrate en ECCLESIA para acceder de forma gratuita a nuestra revista en PDF

HAZME DE ECCLESIA

Cada semana, en tu casa