Carta del Obispo Iglesia en España

Dios no se cansa de perdonar, por Atilano Rodríguez, obispo de Sigüenza-Guadalajara

confesionario

Dios no se cansa de perdonar, por Atilano Rodríguez, obispo de Sigüenza-Guadalajara

El ser humano para comprenderse a sí mismo necesita conocer el amor misericordioso de Dios, necesita redescubrir que “Dios, rico en misericordia, por el gran amor con que nos amó, estando nosotros muertos por el pecado, nos ha hecho revivir en Cristo” (Ef. 2, 4-5). Dios amó y ama tan intensamente al mundo y al hombre que no duda en ofrecerle a su Unigénito para que todo el que cree en Él no perezca, sino que tenga vida eterna.

Refiriéndose a este amor misericordioso de Dios, el papa Francisco señala que el hombre de hoy necesita profundizar con urgencia en el conocimiento del mismo, pues la mentalidad contemporánea parece oponerse al Dios de la misericordia y tiende a arrancar del corazón humano la idea misma de misericordia. Tal vez este olvido del amor misericordioso de Dios por parte de muchos bautizados les ha llevado también a olvidar la realidad del pecado. En el mejor de los casos, se conforman con una concepción del pecado como simple transgresión de un conjunto de leyes o normas, reduciéndolo de este modo a la simple culpa.

El pecado, sin embargo, es mucho más que todo esto. Si leemos con fe la parábola del padre misericordioso o del hijo pródigo, podemos descubrir que el pecado, ante todo, consiste en la huida de la casa paterna, rechazando la identidad de Dios y olvidando nuestra propia identidad como hijos suyos. Dios nos ha regalado la vida, la fe, el amor y, sobre todo, nos ha regalado a su Hijo como Señor y Salvador, pero nosotros, en vez agradecer y experimentar la felicidad de estos dones, preferimos vivir como esclavos. A pesar de ser hijos de Dios en virtud del bautismo, elegimos vivir como esclavos.

Cuando descubrimos nuestra pobreza y nuestra esclavitud al experimentar el amor compasivo y misericordioso de Dios, estamos en condiciones de reconocer que hemos sido creados para una vida mejor. Por eso, quien descubre que se ha alejado del amor del Padre puede tomar la decisión de levantarse, arrepentirse y abandonar lo que le ata a este mundo, experimentando nuevamente el abrazo paterno. Esto es lo que expresamos en el sacramento de la penitencia con el dolor por los pecados, con la confesión de los mismos ante Dios por el ministerio de la Iglesia y con el verdadero propósito de la enmienda, poniendo los medios para reparar el daño cometido.

Sin el reconocimiento sincero y honesto de la propia miseria y sin el descubrimiento del alejamiento de Dios a causa del pecado, la gracia del perdón caería en el vacío. Sin nuestro consentimiento al perdón de Dios y sin nuestra respuesta a su gracia, nunca podremos experimentar la misericordia divina. Sólo quien reconoce su pecado y toma la decisión de volver al amor del Padre, podrá experimentar su abrazo misericordioso.

Ante el descubrimiento de sus pecados, nadie debe pensar que la invitación a vivir nuevamente el encuentro con Jesucristo, a intentarlo cada día o a dejarse encontrar por Dios no es para él. Dios ofrece su amor, perdón y alegría a todos. Cuando alguien da un pequeño paso hacia Él, movido por la gracia, descubre que Dios ya le esperaba con los brazos abiertos para ofrecerle el abrazo del perdón y para hacer fiesta.

Como nos recuerda el papa Francisco, los cristianos hemos de vivir siempre con la convicción de que “Dios no se cansa nunca de perdonar, somos nosotros los que nos cansamos de acudir a su misericordia” (EG 3). Dios, que nos perdona y nos muestra siempre su ternura, nos invita a levantar la cabeza y nos impulsa a volver a empezar. No nos declaremos nunca muertos ni abandonados bajo el peso de nuestros pecados. Vivamos la alegría de participar de la resurrección de Jesucristo y de su victoria sobre el poder del pecado y de la muerte.

Con mi sincero afecto y estima, feliz día del Señor.

Atilano Rodríguez, obispo de Sigüenza-Guadalajara

GD Star Rating
loading...
GD Star Rating
loading...
Print Friendly, PDF & Email