Diócesis Iglesia en España Nacional

Dios no debe ser marginado

Dios no debe ser marginado

Ofrenda de la Traslación de los restos del apóstol Santiago (Santiago de Compostela, 30-12-2016)

El presidente de la Xunta de Galicia, Alberto Núñez Feijóo, delegado regio en la Ofrenda Nacional de la Traslación de los restos del apóstol Santiago, habló de la nueva España constitucional “que nace para preservar la igualdad entre personas y territorios tiene que seguir luchando junta para garantizar que todos los ciudadanos tengan las mismas oportunidades con independencia de donde nazcan o donde elijan vivir”. En su respuesta el arzobispo de Santiago, Julián Barrio Barrio, instó a no marginar “a Dios del horizonte de la realidad social, cultural, política y económica de nuestra existencia”.

Con esta ceremonia se conmemora la traslación del cuerpo del apóstol Santiago desde el puerto de Jaffa (Jerusalén) hasta las costas de Galicia. Su fecha de celebración es el día 30 de diciembre.

Los actos religiosos se iniciaron con una procesión, precedida por el sonido de las Chirimías y los portadores que llevan la imagen del Apóstol Santiago Peregrino, mientras que funcionaba el botafumeiro, que recorrió las naves del templo. Seguidamente monseñor Barrio, acompañado del cardenal, Antonio Rouco Varela, el obispo auxiliar de Santiago, Jesús Fernández González y emérito de Tui-Vigo, José Diéguez Reboredo, y numerosos sacerdotes concelebrantes, presidió la misa estacional, en una catedral totalmente repleta de fieles.

Cohesión de España y Europa

Después del canto del Credo, el delegado regio, el recién reelegido presidente de la Xunta de Galicia, mencionó, en la invocación, la igualdad entre las personas “que no debe resignarse nunca delante del drama de la marginación y de la exclusión social” El oferente pidió para que la utopía real llamada Europa “siga siendo un espacio de paz, libertad y prosperidad para los europeos, y una referencia para todo el mundo. Europa significa que pueblos diferentes pueden convivir; que creencias distintas pueden dialogar; que lenguas variadas pueden comunicarse.”

Al referirse a España dijo que aspiraba a afrontar sus problemas sin excluir a nadie y contando con todos: “Esa nueva España constitucional que nace para preservar la igualdad entre personas y territorios tiene que seguir luchando junta para garantizar que todos los ciudadanos tengan las mismas oportunidades con independencia de donde nazcan o donde elijan vivir”.

“Los poderes públicos”, señalo, “tienen el deber de servir de voz a aquellos que, además de padecer una dolorosa situación, carecen de recursos para hacerse oír”. Insistió en que los anhelos de igualdad se rebelan contra la violencia que se ejerce contra las mujeres, y su discriminación social y laboral, “en una cultura como la nuestra, cualquier violencia o discriminación afecta a la dignidad de todos”.

Finalizó hablando nuevamente de la España igualitaria y justa, “unida bajo una Corona que encarna una tradición modernizada y sancionada por el pueblo”. En tal sentido le pidió al apóstol Santiago “que el gran camino de Europa no se desvíe, y que los europeos no olvidemos los errores del pasado”

Solidaridad con los demás

En su respuesta, la homilía de la misa, monseñor Barrio resaltó que en nuestra cultura es necesario valorar el sacrificio, la solidaridad y la entrega a los demás. “Da la impresión”, dijo “de que se han oscurecido las grandes evidencias que constituían la base firme de nuestra convivencia humana y cristiana.

Explicó que la actitud de servicio y de entrega “nos urge a sanar las heridas físicas y espirituales de tantas víctimas,  llevando la misericordia de Dios que consuela y abriendo los brazos a todos, sobre todo a los que sufren complejas experiencias en el ámbito familiar, social y religioso”.

Monseñor Barrio demandó no marginar a Dios del horizonte de la realidad social, cultural, política y económica de nuestra existencia, ya que cerrar los ojos a la luz de Dios “nos llevaría al aturdimiento con efectos negativos para nosotros mismos”.

El prelado tuvo palabras de recuerdo para “los cristianos perseguidos”; pidió oraciones por el Sínodo Diocesano; y encomendó al Apóstol a los padres de familia “a fin de que realicen su misión de cuidar y educar a sus hijos en la tranquilidad del espíritu”.

En el Pórtico de la Gloria arzobispo despidió al delegado regio y al resto de autoridades, entre las que no se encontraba un año más el acalde de Santiago.

 

Javier García Sánchez (Galicia)

GD Star Rating
loading...
GD Star Rating
loading...
Dios no debe ser marginado, 10.0 out of 10 based on 1 rating
Print Friendly, PDF & Email