Revista Ecclesia » «Dios es el silencio del cual proceden todos los sonidos»
Iglesia en España Última hora

«Dios es el silencio del cual proceden todos los sonidos»

Cuando uno se entrega a la vida, y en particular a la parcela de la literatura, espera encontrar —sobre todo si el libro es bueno—, una máxima como la que está grabada con tiza y cal en las pizarras que pueblan los jardines del desierto carmelitano de San José de Las Batuecas, a las faldas de la Peña de Francia.

«Dios es el silencio del cual proceden todos los sonidos».

Este aparente doble oxímoron presentado, el de jardines y desierto; silencio y sonido, se desenmascara, se hace trizas gramaticalmente hablando, cuando entremedias de esa ecuación, opera, de forma velada la mayor parte de las veces, la voluntad de Dios.

En la sociedad que le prende fuego a la nieve, como nos mostraron por Twitter durante el temporal de Filomena, y que se desgañita por hacerse oír desde sus atalayas de adobe digital, irrumpe, un año más, ajena al transcurso de los siglos, el ruido y la enfermedad, la Cuaresma.

La Cuaresma es la preparación de una pregunta que encuentra respuesta el Domingo de Resurrección:

¿Por qué? ¿Por qué Dios se haría hombre? ¿Qué vio en nosotros, en lo infinito del universo, en el transcurso eterno del tiempo, para hacerse de nuestra carne?

La cosmovisión de la Iglesia católica, por la centralidad del misterio que la sustenta, ha creído desde su orígenes en el valor y forma de la persona. De ahí que no incurriera, en sus primeros años de alumbramiento, en el panteísmo o en la morfología animalesca de la deidad última.

Los católicos no creemos en un híbrido entre Hánuman y el Gólem de barro judío. No creemos que Dios sea un dispensador de favores a través de un sistema meritocrático, mal que le pese a muchos. Los católicos, todo lo sencilla y llanamente que se puede explicar la radicalidad del secreto del cosmos, creen, viven y experimentan a un hombre sublimado hasta la última de sus células por Dios.

Y en torno a esto hacen su vida rítica, que alcanza en la Cuaresma, el penúltimo tramo de la última cima.

 

¡LEE EL REPORTAJE COMPLETO EN PDF SOBRE LA CUARESMA EN EL NÚMERO 4.064 DE ECCLESIA! 



O si lo prefieres, regístrate en ECCLESIA para acceder de forma gratuita a nuestra revista en PDF

HAZME DE ECCLESIA

Cada semana, en tu casa