Opinión

Dinamismo de la Educación

El día 20 de febrero de este año 2020, el papa Francisco ha recibido en audiencia a la asamblea plenaria de la Congregación para la Educación Católica. En su discurso describió la educación como “una realidad dinámica, un movimiento que saca a la luz a las personas, un dinamismo de crecimiento, orientado al pleno desarrollo de la persona en su dimensión individual y social”. A continuación subrayaba algunas características de este proceso.

  1. En primer lugar presentó la educación como un movimiento ecológico. Poniendo en el centro a la persona en su realidad integral, la educación la lleva a conocerse a sí misma y la casa común en la que vive, y la anima a descubrir la fraternidad como fuente de enriquecimiento mutuo.
  2. En cuanto al método, la educación es un movimiento inclusivo. Abre a la persona a todos los excluidos: por la pobreza, por la vulnerabilidad debida a guerras, hambrunas y desastres naturales, por la selectividad social, por las dificultades familiares y existenciales. Esa inclusión trata de acoger a los refugiados, a las víctimas de la trata de seres humanos, a los migrantes, sin distinción de sexo, religión o etnia.
  3. Además, la educación es un movimiento pacificador, portador de paz. Por eso va contra la “egolatría” que genera las rupturas entre generaciones, entre pueblos y culturas, entre poblaciones ricas y pobres, entre masculino y femenino, entre economía y ética, entre humanidad y medio ambiente. La educación ha de formar personas capaces de comprender que la diversidad no obstaculiza la unidad, sino que enriquece la propia identidad y la de todos.
  4. La educación es un movimiento de equipo. Nunca es la acción de una sola persona o institución. Según el Concilio, la escuela «constituye como un centro de cuya laboriosidad y de cuyos beneficios deben participar a un tiempo las familias, los maestros, las diversas asociaciones que promueven la vida cultural, cívica y religiosa, la sociedad civil y toda la comunidad humana».
  5. En este contexto, el Papa recuerda su proyecto de celebrar el próximo 14 de mayo el día del pacto educativo global. “Este pacto educativo no debe ser un simple ordenamiento, no debe ser un recocido de los positivismos que hemos recibido de una educación ilustrada. Debe ser revolucionario”.

Según el papa Francisco, es necesario unir esfuerzos para lograr una alianza educativa amplia. El objetivo es formar personas maduras, capaces de reconstruir el tejido de las relaciones por una humanidad más fraterna. Para ello, habrá que tener la valentía de colocar a la persona en el centro.

Para que el proyecto no se quede en simples palabras bien sonantes, añade el papa que también habrá que tener la valentía de pagar bien a los educadores. Nada menos.

Print Friendly, PDF & Email