Revista Ecclesia » Diego de Pantoja SJ, el hombre que acercó a Jesucristo a China
Iglesia en España Última hora

Diego de Pantoja SJ, el hombre que acercó a Jesucristo a China

Con motivo del 450 aniversario del nacimiento del valdemoreño Diego de Pantoja, la delegación episcopal de Cultura de la diócesis de Getafe ha celebrado un encuentro académico virtual bajo el título Diego de Pantoja, SJ, y las relaciones entre China e Iberoamérica.

Tres expertos en su vida y obra, compartieron ante una treintena de participantes de ocho países distintos algunas de las singularidades de este jesuita intrépido que bajo la tutela de Mateo Ricci, fue capaz de llevar a Cristo hasta los confines del imperio Ming.

El obispo de Getafe, Gines García Beltrán, se refirió al comienzo del encuentro a la figura de Diego de Pantoja como un «misionero jesuita, que, movido por el amor a Cristo, siente el deseo de darlo a conocer allí donde nunca se ha oído pronunciar su nombre». Para el prelado de la diócesis madrileña, «este encuentro académico es una ocasión para comprobar como esta joven diócesis de Getafe, formada en gran parte por personas venidas de otros lugares, tanto de España como del extranjero, se asienta también sobre una raíz misionera, sobre el trabajo de tantos evangelizadores populares, tantos sacerdotes y religiosos que han cultivado en esta tierra la fe del Pueblo de Dios y que nos han legado el patrimonio histórico y espiritual que hoy disfrutamos nosotros».

Los misioneros jesuitas desde la perspectiva China

El profesor Giovanni Sun, director del Li Madou Center de Macerata, en Italia, habló sobre la labor de los jesuitas desde el punto de vista chino.

Durante su intervención ahondó en los primeros encuentros entre los misioneros, de la acogida que percibieron por parte de los locales, de la llegada de Ricci y De Pantoja en 1601 a la Ciudad Prohibida de Pekín con obsequios para el emperador hasta entonces nunca vistos, como eran catalejos, una biblia, un clavicordio, un mapamundi y retratos de Jesús y de la Virgen María. La sorpresa de la corte imperial fue tan grande, que pronto trabaron una amistad que, a juicio de Sun, fue esencial para la transmisión de la fe entre estas dos culturas tan dispares.

El intercambio artístico con China

La profesora de la Universidad Autónoma de Madrid, doctora en Historia del Arte y gran conocedora de la cultura y arqueología China, Cinta Krahe Noblett introdujó a todos los presentes el amplio y rico intercambio cultural que hubo durante el siglo XVII gracias a la llegada de las misiones jesuíticas, aunque no sería hasta tiempo más tarde que se haría notar la huella iberoamericana en el arte chino.

Desmigando los materiales, usos y costumbres de la recóndita China, Krahe nos acerca al interés de las dos cortes, la china y la española, en el intercambio de objetos que ayudaban a comprender los rasgos identitarios de las dos civilizaciones. Fueron precisamente los Austrias los que poco a poco incorporaron a sus ajuares domésticos la preciosa y rica orfebrería china, llegando a poseer una de las grandes colecciones de porcelana china.  Según los archivos, la Torre Nueva del Alcazar de Madrid  llegó a aguardar cerca de 3.000 piezas venidas del Lejano Oriente.

 

El desafío de entender la cultura china

El autor de Diego de Pantoja: un puente con la China de los Mingel jesuita Wenceslao Soto, abordó durante su intervención el viaje del de Valdemoro hasta llegar a Beijing. Una travesía de muchos meses, no exentas de peligros, para cumplir el sueño de san Javier: llevar el Evangelio a este basto territorio.

Soto ha abordado la relación tan singular entre Ricci y De Pantoja, no exenta de tensiones por el carácter e ímpetu de uno y otro. Sin embargo, considera que el tandem misiológico de ambos fue clave para comprender y hacer entender las escrituras al mismo tiempo que se mimetizaban con la cultura autóctona.

El experto en Diego de Pantoja ensalzó el trabajo del maestro y del discípulo en materia de cartografía o en la transcripción del lenguaje. Si bien Ricci está en la fase final para ser declarado beato, hay motivos para pensar, como indica el profesor de la Universidad de Comillas durante su intervención en el turno de preguntas, Ignacio Ramos –quien conversó sobre este asunto de manera informal con el Papa Francisco– que Diego de Pantoja pueda seguir el mismo derrotero.

«El entusiasmo por llevar el Evangelio hasta el fin del mundo»

Nada más terminar el evento, tenemos la ocasión de hablar con el delegado de cultura de la diócesis de Getafe, Jesús Folgado,  que desde Roma nos desgrana algunas de las cuestiones subyacentes en este aniversario y de la pretensión de dar a conocer, académicamente la figura de Diego de Pantoja. A su juicio la figura de este jesuita es universal por llevar su «catolicidad, poniéndose ante Dios para ver lo que él le pide, hasta China».  Sobre la gran ebullición en todos los órdenes de la hispanidad a lo largo del Siglo de Oro, Folgado cree que la importancia de la fe y de la Iglesia fue capital durante esta época. «Ayudó al desarrollo en todos los planos. La monarquía de entonces tenía clara conciencia de que éramos católicos y de que había que llevar la Buena Nueva a todos los lugares de la tierra. La sistematización y conocimientos de la lengua tenía como motor principal la transmisión de la fe. Ésta es una gran generadora de riqueza y de diálogo entre culturas».

 

 

 



O si lo prefieres, regístrate en ECCLESIA para acceder de forma gratuita a nuestra revista en PDF

HAZME DE ECCLESIA

Cada semana, en tu casa