Revista Ecclesia » Las 10 mejores frases que nos deja Juan del Río durante la pandemia
Iglesia en España Última hora

Las 10 mejores frases que nos deja Juan del Río durante la pandemia

El arzobispo Castrense, Juan del Río, ha fallecido esta mañana como consecuencia de la covid-19.

El que también fuera presidente de la Comisión Episcopal para las Comunicaciones Sociales, comenzó el 16 de marzo de 2020 una serie de reflexiones espirituales en la página web de ECCLESIA para compartir un haz de luz en los momentos más oscuros de la pandemia. A este blog lo tituló: «Diario de un pastor».

Hoy, en su honor, queremos compartir algunas de las frases más destacadas de este diario:

«En esta situación de emergencia nacional, donde nos jugamos la vida misma, hacemos un llamamiento a poner en primer plano personal y social la virtud de la responsabilidad, que para los cristianos es la primera forma de la caridad y para los hombres y mujeres de buena voluntad de cualquier colectividad, es eje del bien social». (Nuevo rostro de la caridad,16 marzo, 2020)

«Porque ser soldado, es todo un oficio que compromete la vida entera y que requiere ejercitarse cada día en el: adiestramiento, destreza, lealtad, fidelidad, creatividad, abnegación, sacrificio, disciplina, obediencia, justicia, valor, honor y patriotismo». (Nuestros militares: héroes cotidianos, 24 marzo, 2020)

«Es vital suscitar razones para la confianza, que nos hagan sentir que la enfermedad y la muerte no pueden tener la última palabra de la historia». ( Contagiar esperanza,15 abril, 2020)

«España posee una rica historia de superación de los más variados conflictos y calamidades, de los cuales ha salido fortalecida en su configuración social y en su aportación a la cultura de otros pueblos». (La fortaleza de cada día, 24 abril, 2020)

«Esta epidemia sanitaria y humana no la dominarán los autosuficientes, mentirosos, timoratos y aprovechados de turno, sino aquellos valerosos ciudadanos y sensatos gobernantes que sepan conjugar estas tres virtudes claves: responsabilidad, prudencia y veracidad». (Virtudes clave para el coronavirus, 7 mayo, 2020)

«La covid-19 pone a flote la dimensión espiritual del ser humano, que se expresa en la oración del creyente y en el silencio respetuoso del ateo. No todo se sabe en esta vida, el misterio de nuestra existencia nos sobrepasa». (¡No dejéis de orar!, 28 mayo, 2020)

«La fe no oculta los graves problemas y sufrimientos que encierra esta travesía del desierto. No podemos escribir la historia presente y futura de espalda al dolor de tantos hermanos y conciudadanos nuestros o desde la indiferencia». (Recuperar la normalidad, 4 junio, 2020)

«El voluntarismo inculto quiere juzgar lo que sucedió hace siglos, con los criterios modernos y pretender hacer justicia a los oprimidos de antaño con la injusticia del pensamiento único y dictatorial que desean imponer». (Otros virus del siglo XXI, 18 junio, 2020)

«No hay un distanciamiento social saludable si la sociedad no está revestida: con el cinturón de la verdad, teniendo como coraza la justicia, calzados los pies con la paz y como corazón, el gran valor del bien común de todo el pueblo». (Ponerse en camino,25 junio, 2020)

«El grado de civilización de una sociedad frente a la barbarie se mide en cómo cuida y acompaña a sus moribundos y con qué dignidad da sepultura a sus seres queridos». ( El funeral agradecido, 7 julio, 2020)

 

Más información:



O si lo prefieres, regístrate en ECCLESIA para acceder de forma gratuita a nuestra revista en PDF

HAZME DE ECCLESIA

Cada semana, en tu casa