Revista Ecclesia » Día de las Personas Sin Hogar: ¡Digamos basta!
Día de las Personas Sin Hogar: ¡Digamos basta!
Destacada Última hora

Día de las Personas Sin Hogar: ¡Digamos basta!

Hoy domingo, 31 de octubre, se celebra el Día de las Personas Sin Hogar.

«¿Sin salida? Perdidos en un sistema de protección social que no protege. Digamos basta. Nadie sin hogar», es el lema escogido por las entidades sociales que, con Cáritas a la cabeza, trabajan con quienes se encuentran en la calle. «Hablamos de una realidad que afecta a las aproximadamente 40.000 personas en situación de sinhogarismo acompañadas por Cáritas y a las 2.500.000 personas en extrema vulnerabilidad que hay en España como consecuencia de los efectos de la crisis», explica Enrique Domínguez, responsable de Personas Sin Hogar de Caritas Española.

La campaña de este año pone el foco en el laberinto al que se enfrentan estas personas en un sistema de protección social que si ya era frágil antes de la pandemia ahora se ha resentido considerablemente. La llegada de la covid-19, en efecto, no ha hecho sino agravar la situación: miles de personas que carecían de un título legal de alojamiento, las que residían en pensiones u hostales económicos que tuvieron que cerrar sus puertas con el estado de alarma, empleadas del hogar internas, mujeres víctimas de trata o de prostitución o temporeros… se vieron obligadas a abandonar sus viviendas sin tener una alternativa habitacional.

«No se elige acabar en la calle»

Este año, tras el parón obligado por las medidas sanitarias, las personas sin hogar han vuelto a salir a la calle para exigir sus derechos, reconocidos por la Constitución. Lo hicieron el pasado jueves, día 28, en distintas marchas en las que reivindicaron una protección social que les permita «vivir con dignidad en un hogar propio». Denunciaron asimismo la «grave situación de desprotección social» en que se hallan y «la falta de oportunidades».

«No se elige acabar en la calle y una vez en ella no es fácil la salida», se dice en el manifiesto leído al final de las protestas.

En él piden a las administraciones públicas «un parque público de viviendas sociales para personas y familias» en su situación; «políticas de empleo para personas con difícil acceso al mercado laboral velando por una formación adecuada»; y que se garantice «la universalidad, gratuidad y el acceso del derecho a la salud de todos los ciudadanos, especialmente a los más desfavorecidos». Demandan, asimismo, «políticas públicas de prevención del sinhogarismo que se anticipen a la pérdida del hogar» y la garantía de unos ingresos que no solo cubran «nuestras necesidades básicas, sino que también nos permita disfrutar de la cultura, del ocio y de las redes sociales».

Las personas sin hogar invitan, por último, a los ciudadanos a superar «prejuicios y miedos» y a acercarse a ellos para conocer de primera mano la realidad en que viven. «Es responsabilidad de cada uno comprender que no se elige acabar en la calle y una vez en ella no es fácil la salida, aunque afortunadamente hay personas e instituciones que eligen acompañar nuestra vulnerabilidad, nuestro momento actual, que dan voz y sensibilizan a la sociedad para que haya una garantía de acceso a los derechos y a una protección social real».

«¿Y tú qué dices? ¡Digamos Basta!», concluyen.



O si lo prefieres, regístrate en ECCLESIA para acceder de forma gratuita a nuestra revista en PDF

HAZME DE ECCLESIA

Cada semana, en tu casa