Internacional

Después 4 años, el obispo de Mosul celebra de nuevo Pascua en Iraq

Después 4 años, el obispo de Mosul celebra de nuevo Pascua en Iraq

Desde el altar de la iglesia de San Pablo, en Mosul, donde descansan los restos del obispo mártir, Mons. Paulos Faraj Rahho, llega el mensaje pascual del nuevo arzobispo, Mons. Michaeel Najeeb Moussa. A su alrededor sólo había unas quince familias cristianas, las únicas que habían regresado a la ciudad después de la persecución del Estado islámico. (Sir)

Ciudad del Vaticano, 2 0de abril de 2019
2019.04.08 Iraq

Mensaje de esperanza: no tengan miedo

«No tengas miedo, ten el valor de ser cristiano. Nuestra misión es dar testimonio de Cristo. Este es el mensaje que queremos transmitir a nuestros hermanos de otras religiones y a todo el pueblo iraquí».

«Construyendo puentes de hermandad, demoliendo muros y sembrando esperanza». La nueva vida de Mosul y el renacimiento de Irak pasan por aquí”. Estas palabras contienen el anuncio pascual que viene de Mosul, capital de la gobernación de Nínive. Fue lanzado por su arzobispo caldeo, el dominico Michaeel Najeeb Moussa, quien ha dirigido la diócesis desde enero de este año (Mosul-Akra).

El tiempo del miedo. Los días de la conquista, en junio de 2014, de la segunda ciudad iraquí y de gran parte de la provincia norteña de Nínive por las milicias yihadistas del Estado islámico (Isis) parecen lejanos. Las banderas negras de Daesh habían llegado hasta el corazón de Mosul, y desde allí, desde la mezquita de Al Nuri, Abu Bakr al-Baghdadi, proclamó el califato. Era el 29 de junio de 2014.

Luego la conquista de las aldeas cristianas de la llanura de Nínive, la expulsión y la persecución violenta de sus habitantes. Entre las decenas de miles de cristianos que huyeron se encontraba Mons. Najeeb Moussa, un nativo de Mosul. Fue responsable de la obtención de unos 1300 manuscritos antiguos y de la fundación del Centro Digital de Manuscritos Orientales, establecido para preservar la cultura cristiana de Irak.

Un nuevo arzobispo. Después de cinco años el padre dominico regresó a Mosul, una ciudad mártir recuperada, como arzobispo caldeo para celebrar la Pascua. Las iglesias, utilizadas como cárceles por el Califato, volvieron lentamente a abrir sus puertas. Profanado, destruido, quemado. Todo para ser reconstruido, como el resto de la ciudad.

Lugar martirial

Y como la iglesia de San Pablo, donde, dice al Señor, «descansan los restos de nuestro mártir monseñor Paulos Faraj Rahho, secuestrado y asesinado por los yihadistas en 2008 en Mosul». Este es el único lugar de culto que de alguna manera hemos vuelto a poner en pie y donde es posible decir misa».

Es hora de tener valor

«Aquí celebramos la Pascua como testimonio de cómo la luz vence a las tinieblas de nuestra realidad cotidiana».

Es hora de tener valor. «Espero que el pueblo de Mosul y todos los fieles de la llanura de Nínive vuelvan a emprender una nueva vida. Celebrar aquí esta primera Pascua es significativo. La situación sigue siendo difícil: la mayoría de los fieles aún no han regresado a sus hogares y a sus tierras». Las cifras, de hecho, hablan de menos de la mitad de las familias que regresaron a la llanura de Nínive, para un total de poco más de 41.000 personas.

«En Mosul la situación es aún más delicada y no del todo segura debido a la presencia de terroristas de Daesh. Muchas familias cristianas tienen el deseo de volver a Mosul, pero de momento sólo han regresado unas quince. Mi Pascua está con ellos». No el número. «Es el signo del renacimiento – subrayó Mons. Najeeb Moussa – retomemos el viaje con este pequeño rebaño.

No es el número lo que cuenta sino la calidad de la fe

Es importante vivir nuestra fe con firmeza y firmeza, que nunca hemos abandonado, a pesar de la violencia, la persecución y las injusticias sufridas por Daesh. Y como nosotros, también los fieles de otras religiones y grupos étnicos. Todo esto no nos ha impedido vivir la fe hoy más fuerte de lo que solía ser. En la adversidad se ha fortalecido».

«La resurrección de Jesús nos urge a no tener miedo, a mostrar el valor de ser testigos de Cristo. Esta es la misión que nos espera y el mensaje que debemos transmitir a todos nuestros hermanos iraquíes. A ellos les decimos que los cristianos son hombres y mujeres de alegría, esperanza y caridad. La alegría que el Señor nos ha dado, muriendo y resucitando por nosotros, no debemos dispersarla».

Pero, advierte el arzobispo caldeo, «no habrá futuro para los cristianos en Irak sin justicia. Es el llamamiento que también dirigimos al gobierno: que aplique la justicia y garantice los derechos de todos los ciudadanos, sin diferencias de religión y etnia. Se habla de ciudadanía y los cristianos somos ciudadanos de pleno derecho, como todos los demás.

Respeto a la fe de cada uno

Cada uno respetando la fe del otro, debemos comportarnos como hermanos en la humanidad. Es el sentido del mensaje que el Papa Francisco está lanzando al mundo entero, para vivir la solidaridad humana. Esta es la prioridad. La fe se convierte en un valor añadido que alimenta la humanidad y la solidaridad. Construir puentes de fraternidad, derribar muros y sembrar esperanza». La nueva vida de Mosul y el renacimiento de Irak también pasa por aquí.

GD Star Rating
loading...
GD Star Rating
loading...
Print Friendly, PDF & Email