Revista Ecclesia » ¡Descansa, peregrino!
benedicto-XVI-despedida

¡Descansa, peregrino!

“Soy un simple peregrino que inicia la última etapa de su peregrinaje en esta tierra” (Benedicto XVI al llegar a Castel Gandolfo)

Que como, peregrino, encuentres ahora en esa cima de tus sueños, el descanso y la paz que, estos ocho años de inmenso cayado, no te permitieron disfrutar con gozo.

Que como, peregrino, más allá de los muros que rodean tu frágil persona sientas el fulgor y el brillo de la estrellas y que, en cada una de ellas, veas el destello de la oración y el recuerdo de los que, desde esta otra orilla del mundo, estamos contigo:

¡No estás sólo! ¡Nosotros, con tu oración de peregrino, tampoco!

Que como, peregrino, cambies ahora el calzado de la preocupación por el de la contemplación, el de la responsabilidad por el de la quietud,

el del reloj hacia los demás por el de las horas para Dios.

Que como, peregrino, puedas contemplar cara a cara tantos signos de la presencia de Aquel sobre el cual tanto has escrito, amado, defendido y hablado con diligencia:

¡El Señor!

Que como, peregrino, dejes a un lado aquello que resultaba pesado,  agobiante o incomprensible en tu caminar petrino.

Que como, peregrino, nos ayudes en tus últimos compases por esta vida a ser esa orquesta bien armonizada en la que, todos, podemos dar una nota afinada y,  en la que no siempre, contribuimos con lo mejor de nosotros mismos.

Que como, peregrino, nos ayudes –con tu silencio y sacrificio- a no perder de órbita esa ruta de puentes y de estrellas, de mares y de ríos, de música y de belleza que nos habla y nos descubre los signos de la presencia de Dios.

¡Descansa, Benedicto XVI! ¡Descansa y deja a un lado tu cayado gigante y pesado!

Que, si tú eres peregrino, no es menos cierto que nosotros también lo somos y que, también como tú, antes o después, estamos llamados a recorrer una última etapa por esta complicada tierra.

Ojala, buen peregrino, sepamos hacerlo de la misma forma y sensibilidad que tú: estando con Dios y mirando a Dios

¡DESCANSA!

 

Francisco Javier Leoz Ventura



O si lo prefieres, regístrate en ECCLESIA para acceder de forma gratuita a nuestra revista en PDF

HAZME DE ECCLESIA

Añadir comentario

Haga clic aquí para publicar un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Cada semana, en tu casa