Carta del Obispo Iglesia en España

Des-armar el Belén, carta del arzobispo de Oviedo para el domingo 2 de diciembre 2012

Ha sido noticia religiosa de la semana: el Papa arremete contra la mula y el buey. Muchos han entrado dócilmente al esperado comentario. El problema es que no había ruedo, ni morlaco, ni trapío. Todo resultó un montaje que nadie se molestó de verificar previamente, dando por sentada la cosa inexistente aunque como cierta fue divulgada. El resultado ha sido tan cómico como patético. Parecía que las restricciones laborales, la reducción de plantilla, afectaba también al mismísimo Portal de Belén cuando más cerca estaba su anual comparecencia piadosa. Así, tantos han repetido como una consigna su lamento, su indignación, su burla y desconcierto. Y es que… manda mandobles tener que escuchar con la que está cayendo eso de que por orden de su Santidad, deben salir inmediatamente el buey y la mula del Portal.

De pronto, letristas de villancicos, intérpretes de su cantar, figurinistas, tertulianos y plumíferos, se pusieron a perorar dando consejas, advirtiendo inconveniencias, lanzando venablos y amenazas de asociarse con algún chisgarabís indignado. Pero, hete aquí que pasado el calculado temporal ya no ha lugar para seguir con la pancarta. ¿Qué es lo que ha ocurrido? Que dicen que dijo el Papa no sé qué de esa peculiar comparsa animal en el famoso Portal.

Pero leyendo ese breve párrafo en la pág. 77 de su nuevo libro sobre la Infancia de Jesús, allí no sólo no se dice nada de aquello, sino justamente todo lo contrario: primero explica el origen de esos animales en la profecía de Isaías, segundo recuerda lo que simbolizan para la humanidad, y tercero comenta que jamás renunciaremos a esa escenografía tan arraigada en la tradición cristiana. Así, de un plumazo en el sentido escribiente, quienes han escrito esos titulares de prensa y quienes han jugado a su frívolo comentario, seguro que tendrán alguna razón: desde la insidia reductora hasta la burda ignorancia. Un modo de resumir y anular el libro del Papa torticeramente.

No es la fauna del Portal lo que nos preocupa sino la realidad que abruma ese otro portal que es la vida cotidiana de tantas personas. Dios está también ahí, en medio de la penuria, sosteniendo la esperanza de los más desvalidos y zarandeados por la crisis. Así lo recordó en la pasada Plenaria de los Obispos españoles el Cardenal Rouco en su discurso inaugural. Estamos en una crisis global y extensiva que no parece tocar fondo.

Inmersos en una situación en la que la tensión social crece y en la que determinadas propuestas políticas han venido a añadir elementos de preocupación en momentos de por sí ya difíciles. Hay aspectos acuciantes y dolorosos en los que se manifiesta la crisis: el desempleo de demasiados, en especial de tantos jóvenes; el debilitamiento de la conciencia de unidad y de solidaridad entre todos los españoles; los dramas que sufren tantas familias, en particular las que se ven expulsadas de sus casas por el desahucio. Por eso se exhorta a la conversión a la verdad, propiciada por la fe; a la solidaridad, animada por la caridad; y al espíritu de superación, alentado por la esperanza en Dios. Y se pide también, que los costes de la crisis no recaigan sobre los más débiles, como son los emigrantes; y que se busquen con urgencia soluciones que permitan a las familias desahuciadas -como se ha hecho con otras instituciones sociales- hacer frente a sus deudas sin tener que verse en la calle.

Inventando engañifas se puede falsear el libro del Papa y camuflar los verdadero problemas de la gente. Por el mismo precio y con demasiado coste.

Fr. Jesús Sanz Montes, ofm

Arzobispo de Oviedo

GD Star Rating
loading...
GD Star Rating
loading...
Print Friendly, PDF & Email