javier martinez

“Demostrar en nuestra vida cotidiana que Cristo es lo más querido es nuestro tesoro más precioso”

“Demostrar en nuestra vida cotidiana que Cristo es lo más querido es nuestro tesoro más precioso”

 

  • El Arzobispo de Granada habla de las recientes Beatificaciones en Tarragona, del DOMUND y de la Reunión Internacional Católico-Judío en la que ha participado recientemente en Madrid en calidad de Presidente de la Comisión Episcopal de Relaciones Interconfesionales, organizada por la Santa Sede.

 

Granada, 21 de octubre de 2013.- Mons. Javier Martínez, Arzobispo de Granada, se refirió, en sus palabras finales antes de concluir la Eucaristía de ayer domingo en la S.I Catedral, a las recientes beatificaciones de 522 mártires de España en el siglo XX, que tuvieron lugar el pasado día 13 en Tarragona, presididas por el Cardenal Angelo Amato, Prefecto para la Congregación de las Causas de los Santos y representante del Papa Francisco en estas Beatificaciones.

 

En este sentido, Mons. Javier Martínez subrayó que “no hemos de pedir ni buscar el martirio”, sino que hemos de “demostrar en nuestra vida cotidiana que Cristo es lo más querido en nuestra vida”, al mismo tiempo que señaló que “hoy la misión está en todas partes”, refiriéndose a la Jornada Mundial por la Evangelización de los Pueblos, más conocido como Domingo de las Misiones (DOMUND), que en la Iglesia hemos celebrado ayer domingo, 20 de octubre, con el lema “Fe+caridad=misión”.

 

“En el tiempo en que una parte del mundo era cristiano y otra parte del mundo era pagana tenía mucho más sentido decir ‘hago sacrificios por los chinitos’. Hoy la misión está en todas partes. No tenemos  por qué pedir ni buscar el martirio, que es una gracia, y el Señor la da cuando quiere y como quiere; pero, demostrar en nuestra vida cotidiana que Cristo es lo más querido en nuestra vida, que el don que Cristo nos hace de su propia vida, es nuestro tesoro más precioso, más precioso que la vida misma. Y vivir de esa manera en medio de nuestro mundo es la primera necesidad para darnos cuenta de que el mundo necesita a Cristo”.

 

Asimismo, el Arzobispo de Granada habló de quienes nos preocupamos por aquellos que no conocen a Dios. En este sentido, Mons. Martínez afirmó que no se trata de estar “sermoneando”, sino que invitó a los fieles a “demostrar con sencillez que Jesucristo es lo más querido  en nuestra vida y que esa presencia de Cristo en nosotros nos da la capacidad de amar a todos, también a los que no nos aman, también a nuestros enemigos. Y esa es la primera misión”.

 

 

Reunión Internacional entre católicos y judíos

Respecto a la Reunión Internacional Católica-Judía, celebrada recientemente en Madrid, organizada por la Santa Sede, en la que participó Mons. Javier Martínez como Presidente de la Comisión de Relaciones Interconfesionales de la Conferencia Episcopal Española, el Arzobispo de Granada afirmó que “siempre es una gracia de Dios conocer a otros que también buscan a Dios, lo aman de otra manera”.

 

“Que ellos nos conozcan a nosotros y crear lazos de amistad. Todo eso tiene mucho bien. No se trata de convertirnos unos a otros, sino, en principio, de conocernos, de dejar caer prejuicios, odios, historias de malentendidos de siglos. Esto tiene también que ver con el Día del DOMUND”, afirmó Mons. Javier Martínez.

 

La oración

En su homilía dominical, el Arzobispo habló de la oración. Entre otras cosas, Mons. Martínez aludió a las palabras de San Pablo “cuando afirmaba que nosotros no sabemos orar como conviene, por eso el Espíritu de Dios viene en nuestra ayuda para enseñarnos a pedir las cosas que Dios sabe que son nuestro bien”.

 

“Cuando pedimos desde nosotros mismos, pedimos cosas que no sabemos si son un bien para nosotros en esas circunstancias, sólo cuando el Espíritu de Dios viene a nosotros entonces pedimos lo que pedimos en el Padrenuestro. San Agustín, que entendía muy bien el corazón humano, explicó en una ocasión que cuando nosotros rezamos el Padrenuestro, no lo estamos rezando para que Dios se entere de las cosas que necesitamos, porque Dios las sabe siempre, antes de que se las pidamos. Lo que el Señor nos enseña en el Padrenuestro es enseñarnos a pedir lo que, sin duda ninguna, Dios quiere darnos: la salvación”.

 

Escuchar homilía completa, 20 de octubre 2013. S. I Catedral

Print Friendly, PDF & Email

Añadir comentario

Haga clic aquí para publicar un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.