Iglesia en España Santa Sede

Decreto de virtudes de José Rivera, sacerdote

Decreto de la Congregación para las Causas de los Santos de reconocimiento de las virtudes heroicas del venerable siervo de Dios José Rivera Ramírez (1925-1991), sacerdote diocesano de Toledo

TOLEDO

Beatificación y Canonización

del Siervo de Dios JOSÉ RIVERA RAMÍREZ

Sacerdote Diocesano

(1925-1991)

 

Decreto de Virtudes Heroicas

 

«Oigo en mi corazón: «Buscad mi rostro». Tu rostro buscaré, Señor, no me escondas tu rostro, que tú eres mi auxilio; no me deseches, no me abandones, Dios de mi salvación» (Sal 27,8-9).

 

La invocación del salmista de Israel constituye el motivo dominante en la vida y en el recorrido espiritual del Siervo de Dios José Rivera Ramírez. Él buscó asiduamente la voluntad del Señor, vivió su sacerdocio como un incansable y generoso servicio a los hermanos y a todos, con una palabra dulce, profunda y con la ejemplaridad de una vida amable y coherente, supo proponer un camino de fe y de santidad.

El Siervo de Dios nació en Toledo el 17 de diciembre de 1925, siendo el último de cuatro hijos de una familia profundamente cristiana. El padre era médico y Presidente de la “Federación de Padres de Familia Católicos”, mientras la madre estaba dedicada principalmente a la educación de los hijos. José recibió el bautismo el 2 de enero de 1926 y la Confirmación el 27 de marzo de 1927. Recibió la primera Comunión en junio de 1933, en la fiesta del Sagrado Corazón de Jesús.

Ya desde joven manifestó un carácter, en cierto modo, rebelde y anticonformista, que fue cambiando gradualmente sobre todo tras la reflexión y la lectura, a la que dedicaba mucho tiempo. Un gran influjo ejerció sobre él el ejemplo de su hermano Antonio, presidente de la Juventud de la Acción Católica, llamado el «ángel del Alcázar», célebre también por su compromiso apostólico y social. Al finalizar la guerra civil (1936-1939) el Siervo de Dios se inscribió en la Acción Católica.

En su búsqueda espiritual y existencial, percibió los signos de la vocación al sacerdocio; para ello cursó los estudios de filosofía en Comillas y los de teología en Salamanca, donde, en 1951, consiguió la licencia. El 4 de abril de 1953 fue ordenado sacerdote en la capilla del Arzobispado.

Desarrolló con celo el ministerio pastoral asumiendo diversos cargos en Salamanca, Palencia y Toledo. De manera más específica, fue director espiritual de generaciones enteras de seminaristas de cualquier parte de España. Fue también profesor de teología dogmática, además de confesor y director espiritual, en el Seminario Mayor de su Archidiócesis.

La vida de oración, penitencia y estudio fueron los ingredientes de su eficaz dirección espiritual y de su múltiple actividad en la predicación de tandas de ejercicios espirituales, conferencias y retiros en toda la nación. Fue también escritor fecundo, publicando varios libros de carácter ascético y espiritual.

El ejercicio costante de las virtudes es testimonio manifiesto de una existencia dedicada enteramente al seguimiento de Cristo. El Cardenal Marcelo González Martín llegó a afirmar que «su fe, esperanza y caridad eran en él visibles, vivas y ardientes». Su generosidad se puso de manifiesto de manera plena y total en su costante y extensa ayuda en favor de numerosos pobres y marginados, entre los que se encontraban los gitanos.

En la vida del Siervo de Dios se manifiestan dos momentos de crisis, que él superó madurando una particular intensidad espiritual. El primero tuvo lugar a los diecisiete años, cuando José, vencido por la desazón, llegó a pensar incluso en el suicidio. El segundo, a los cuarenta y cinco años, cuando era padre espiritual en el seminario de Palencia, al constatar deviaciones en el postconcilio sobre todo en el ámbito litúrgico. En estas y otras situaciones él continuó “esperando contra toda esperanza”; más aún, su esperanza no tenía límites, llegando un día a decir: «Nunca, ni siquiera en las peores circunstancias, he dejado de esperar a llegar a la plena santidad».

En la Navidad de 1988 ofreció su vida, con voto de víctima, por la conversión de un sacertode que estaba en crisis y que luego volvió al ministerio. Esta experiencia corresponde al carácter específicamente sacerdotal que el Siervo de Dios vivió en su espiritualidad y que trató de transmitir a sus compañeros en el sacerdocio, siendo para todos ellos un límpido punto de referencia en el compromiso pastoral.

Su vida de sacerdote y de educador puede ser un extraordinario ejemplo de fidelidad al Evangelio, siempre obediente al magisterio de la Iglesia, humilde y caritativa en todas sus circustancias. Tuvo fama de santidad entre los sacerdotes, seminaristas y fieles.

Murió el 25 de marzo de 1991. Su cuerpo, por explícita voluntad suya, fue donado al Instituto de Anatomía de la Facultad de Medicina de la Universidad Complutense de Madrid. Este deseo tuvo sus  motivaciones en su espíritu de pobreza, para que se ahorraran los gastos del funeral; en la humildad, para que nadie pudiese saber dónde se encontraba y, sobre todo, en  la caridad, para que su cuerpo pudiese ser útil incluso después de muerto,  gesto extremo de toda una vida comprometida en el amor al prójimo. Sin embargo, dos años después, sus restos mortales fueron consignados al Arzobispo de Toledo y sepultados en la capilla del Seminario de Santa Leocadia en su Archidiócesis.

En virtud de la fama de santidad, del 21 de noviembre de 1988 al 21 octubre del 2000, en la Curia eclesiástica de Toledo se celebró el Proceso Diocesano, cuya validez jurídica fue reconocida por esta Congregación con decreto del 18 de enero del 2002. Preparada la Positio, se discutió, según el procedimiento habitual, si el Siervo de Dios ejerció en grado heroico las virtudes. Con éxito positivo, el 23 de abril del 2010 se celebró el Congreso Peculiar de los Consultores Teólogos. Los Padres Cardenales y Obispos en la Sesión Ordinaria del 29 de septiembre del 2015, presidida por mí, Card. Angelo Amato, han reconocido que el Siervo de Dios ha ejercitado en grado heroico las virtudes teologales, cardinales y anexas.

Finalmente, hecha una cuidadosa relación de todas estas cosas al Sumo Pontífice Francisco por el que suscribe, Arzobispo Prefecto, Su Santidad, aceptando los votos de la Congregación de las Causas de los Santos y ratificándolos, en el día de hoy declaró que: Sí consta del ejercicio de las virtudes teologales Fe, Esperanza y Caridad, tanto en Dios como en el prójimo, así como de las cardinales Prudencia, Justicia, Templanza y Fortaleza, y de sus anexas, practicadas en grado heroico, por el Siervo de Dios José Rivera Ramírez, Sacerdote Diocesano, para el caso y el  efecto del que se trata.

El Sumo Pontífice ordenó, finalmente, que este Decreto se hiciese público y que fuese consignado en las Actas de la Congregación de las Causas de los Santos.

Dado en Roma, el día 30 de septiembre a. D. 2015.

 

 

ANGELUS Card. AMATO, S. D. B.

Praefectus

+ MARCELLUS BARTOLUCCI

Archiep. tit. Mevaniensis

a Secretis

 

 

 

 

Print Friendly, PDF & Email

Añadir comentario

Haga clic aquí para publicar un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.