Revista Ecclesia » Declaran venerable a Jérôme Lejeune, el científico que descubrió el Síndrome de Down
Santa Sede Última hora

Declaran venerable a Jérôme Lejeune, el científico que descubrió el Síndrome de Down

El Papa Francisco autorizó este jueves la promulgación del decreto de la Congregación para las Causas de los Santos que reconoce las virtudes heroicas de Jérôme Lejeune (1933-1994), el científico que descubrió la causa genética del Síndrome de Down y que fue descartado para el Premio Nobel por su rechazo al aborto. Ahora el doctor Lejeune es venerable, el paso previo a ser beato. Jerome Lejeune falleció en 1994. En 2004, Fiorenzo Angelini, presidente del Consejo Pontificio para la Pastoral de la Salud solicitó formalmente la incoación del proceso, en el décimo aniversario de la muerte del científico. La fama de santidad aconsejó abrir el proceso en 2007.

Nacido el 13 de junio de 1926 en Montrouge, Francia, el doctor Lejeune descubrió en 1958 la trisomía del par cromosómico 21, responsable del Síndrome de Down. El descubrimiento se publicó en la revista Nature en 1959. Desde entonces Lejeune dedicó todos sus esfuerzos a defender a estos niños ante los intentos de instrumentalizar su descubrimiento para justificar el aborto de los niños con esta condición. Esa postura del doctor Lejeune de defensa del derecho a la vida de los niños con Síndrome de Down hizo que su candidatura al premio Nobel de Medicina de 1970 no prosperara, a pesar de la trascendencia de su descubrimiento.

El científico sufrió una enorme decepción cuando vio que los gobiernos utilizaban la detección del Síndrome de Down para abortar a estos niños, y no para contribuir en el tratamiento de discapacidad. En Francia, además de descartarlo para el Noble, sufrió el rechazo de parte de la comunidad científica. Sin embargo, el Papa san Juan Pablo II lo nombró miembro de la Pontificia Academia para la Vida y consultor del Pontificio Consejo para los trabajadores sanitarios. Luego de eso, entabló una amistad con el papa polaco y durante la Jornada Mundial de la Juventud celebrada en París en 1997, San Juan Pablo II visitó su tumba.



O si lo prefieres, regístrate en ECCLESIA para acceder de forma gratuita a nuestra revista en PDF

HAZME DE ECCLESIA

Cada semana, en tu casa