Iglesia en España Nacional

Declaraciones de Gil Tamayo sobre el anuncio del PSOE de quitar la clase de Religión

Declaraciones de Gil Tamayo sobre el anuncio del PSOE de quitar la clase de Religión

«La decisión no se entiende salvo que busque votos en caladeros del radicalismo»

Para el secretario general de la Conferencia Episcopal, don José María Gil Tamayo, la asignatura de Religión forma parte de «un currículum que va a la par que el resto de los saberes» y de «lo que se trata es de ejercer en el ámbito de la escuela el derecho de los padres, marcado en la Constitución, de que eduquen a sus hijos con conforme a sus convicciones religiosas, morales».

Gil Tamayo ha explicado en ‘Herrera en COPE’ que «el Estado facilita esos medios, que se entronca en el ámbito escolar junto con los otros saberes, para que de forma armonizada la visión de la fe quede integrada y en contraste en el resto de los conocimientos que recibe un chaval». Eso, según el portavoz de la CEE, «es distinto de la catequesis, que ya es una opción en el marco de una Parroquia». «En la escuela nos encontramos con que ese chico que vive en una cultura, que tiene unas convicciones o él es mayor de edad, elige libremente». «Porque -recuerda Gil Tamayo- la asignatura de Religión no se le impone a nadie, es de oferta obligatoria por parte de los centros y de elección libre por parte de los padres para los menores de edad y por parte del propio alumno si es mayor de edad».

«A mí ha sorprendido esa inclusión en el programa del Partido Socialista, que es un partido de indudable fidelidad constitucional, es uno de los padres de nuestra Constitución, donde está perfectamente integrado el concepto de aconfesionalidad y el Estado no tiene ninguna confesión religiosa, pero sí mira el hecho religioso como un hecho positivo en la construcción social, desde Cáritas a la formación solidaria o a la formación en valores de los ciudadanos para vivir en paz, en libertad, en concordia unos con otros. Hay un hecho positivo que es el hecho religioso, con el que la Constitución manda establecer acuerdos de colaboración y de manera expresa cita a la iglesia católica», ha explicado Gil Tamayo en los micrófonos de la Cadena COPE.

«Con lo cual, el PSOE, que es un partido absolutamente constitucional, democrático, que ahora venga con esto parece ser que se le ha pasado o se le ha trastocado alguna página de hace más de un siglo», critica el secretario general de la CEE. «A estas alturas, con el trayecto del hecho religioso en nuestra vida democrática, que ya vamos a empezar la X Legislatura, pues que venga ahora con estas cuando está perfectamente integrado en en la vida democrática española…». Según Gil Tamayo, el PSOE únicamente está «suscitando un problema». «No sé si es que va a buscar en algunos caladeros votos, pero tiene que tener en cuenta que a la gente moderada de este país. Los votantes del PSOE, por proporcionalidad a lo que es la confesión religiosa mayoritaria en España, son católicos». Ahora, salvo que vaya a buscar unos caladeros de radicalismo, no se entiende esta cuestión”.

Respecto a los acuerdo Iglesia-Estado que contemplan la enseñanza de Religión, el portavoz de la CEE ha explicado que «son unos acuerdo plenamente constitucionales y han mostrado su vigencia y eficacia en todo este tramo democrático de integración del hecho religioso católico y cumpliendo la Constitución. Siempre cabe el mejoramiento o la profundización. Pero sí es propio de un estado democrático entrar en esta regulación, sobre todo con una religión que es mayoritaria y que de forma tan decisiva ha conformado la manera de ser de nuestro pueblo. No nos entendemos sin el hecho religioso cristiano».

También ha querido recordar Gil Tamayo que «lo que hoy se entiende como privilegio ya está extendido a todas la confesiones religiosas. La Iglesia no goza de privilegios que pudieron aparecer en un concordato de hace décadas, décadas y décadas, con fue en el antiguo Régimen, que era un estado confesional, sino que esos derechos que se reflejan en los acuerdos han sido extendidos en virtud de la libertad religiosa, al resto de la confesiones. Este asunto no afecta solo a la clase de Religión Católica por ejemplo, afecta también a otras confesiones».

A Gil Tamayo le «da la impresión que se ha trasladado de época intervencionista» y le «llama la atención» que «en una opción como es el ámbito de la educación entre los colegios concertados o privados, que el Estado se ponga a regular hasta cuestiones que afectan a la libertad religiosa y a derechos fundamentales del ámbito de la libre decisión de las conciencias».

Print Friendly, PDF & Email

2 comentarios

Haga clic aquí para publicar un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

  • Y ahora, el estado regula, le Religión Católica, el resto no, la libertad (versus libertinaje) de enseñar a nustros hijos si deben ser heterosexuales , homosexuales o bisexuales; facilitándoles toda posibilidad de vicios pertinentes para poder ejercer este hábito, ayudar a las Femen, los homosexuales, los insultos a los Católicos, al resto no, a los abortos, a la mal llamada muerte digna. Y para ello se proteje toda actividad anti-Cristiana con dinero público, se quitan de todos los sitios posibles la inmensa señal de la Cruz, si sale algún cura homosexual o pedófilo (el porcentaje es minimamente ínfimo con respecto al numero de sacerdotes existente), se le publicita, para que el mundo vea lo malos que son, pero no se informa de los que dieron y dan su vida por Cristo y por sus hermanos. Hermanos, que mal estamos y que poco nos quejamos. Recodemos también que Jesús hizo una cuerda y los quitó de los sitios que tenían, entonces en los Templo, y ahora fuera de ellos (fuera por miedo a Dios, por odio, por obtener votos de los que nunca creerán en el Señor), que Dios les perdone y a nosotros también.

  • Paro masivo, contratos-basura a sueldo bajo y por medias jornadas o días, corrupción generalizada sobre toda en la clase política, elevados impuestos, fin de la clase media, tele-basura en todas las cadenas televisuales, falta de ayudas a las familias, carencias de prestaciones en educación y sanidad…. no, al PSOE lo único que le preocupa es erradicar la Religión Católica, tal como han hecho el siglo pasado los Estados totalitarios de izquierdas.
    Ese es el programa de Sánchez, extirpar la Religión, pero solo la católica, claro, y que España pase de ser Estado Confesional a Estado Laico, es decir, imponer una doctrina política atea a todos. Pedro Sánchez ha empezado a dejar ver cuáles serían sus políticas si accediera a la Presidencia de Gobierno. Su última propuesta, eliminar la religión de los colegios, ha causado un gran revuelo. Para empezar, el candidato socialista, hasta cambiaría la Constitución si hiciera falta, todo con tal de atacar al catolicismo y ganar voto de la izquierda más rancia, totalitaria y extremistamente atea. Su “prioridad política” de su generación es, entre otras cosas, “reformar el Estado y convertirlo en laico”.

    Esta tajante afirmación ha sido desmentida por los datos del CIS, que mide desde hace décadas las principales preocupaciones de los españoles. Ni el laicismo ni la religión han aparecido en el listado en los últimos 30 años. Podrá ganar votos de extrema izquierda con estas proposiciones tan radicales, pero muchos más serán los que pierda por el mayoritario sector votante católico practicante o simplemente sociológico.
    Los padres católicos, que también pagamos impuestos tenemos derecho a educar a nuestros hijos según nuestras convicciones como dice la Carta Magna, no en ideologías de género, pensamiento único de lo políticamente correcto o en la ideología laica, si España es una nación moderna y cree en la libertad libre y responsable de todos.
    Lo que desvela esta nueva promesa de Pedro Sánchez es su deseo de arañar votos en la izquierda que vota a Podemos. Convertirse en comecuras electoralistas suele ser habitual en períodos electorales e indica que el PSOE cree más fácil captar votos de izquierda que del centro. Sin embargo, otros problemas, en mayor o menor medida, han sido unas constante en las últimas tres décadas.