Iglesia en España Noticias

Declaración de Justicia y Paz de Europa con motivo del día internacional de los Derechos Humanos

«Los pueblos indígenas son un llamamiento vivo a la esperanza»: declaración de Justicia y Paz Europa con motivo del Día Internacional de los Derechos Humanos

(10 Diciembre 2019)

Se estima que hay alrededor de 5.000 pueblos indígenas [1] diferentes en el mundo, que comparten fuertes vínculos con sus entornos naturales y que tienen distintas características socioeconómicas, políticas, culturales y religiosas. A pesar de su dispersión geográfica en más de 70 países en todo el mundo y su diversidad sociocultural, estos pueblos a menudo se enfrentan a amenazas y desafíos similares.

No es casualidad que las Naciones Unidas hayan declarado 2019 como el Año Internacional de las Lenguas Indígenas, ya que la mayoría de las 2.680 lenguas en peligro de desaparición son de naturaleza indígena. También, es alarmante notar que casi la mitad de los 400 defensores ambientales y de derechos humanos asesinados en 2017 eran indígenas que murieron defendiendo sus derechos individuales y colectivos. Incluso en la actualidad, se informa de muertes violentas de personas indígenas y de quienes las defienden en América Latina, África, Asia, Europa o el Ártico.

Los pueblos indígenas también son una gran preocupación para el papa Francisco, quien se refirió a ellos como «un llamado vivo a la esperanza», recordándonos «que los seres humanos tienen una responsabilidad compartida en el cuidado de la casa común». Los participantes del último Sínodo de los Obispos para la región de la Amazonía tuvieron la oportunidad de escuchar poderosos testimonios de representantes indígenas que sufren nuevas formas de colonialismo.

La explotación insostenible de los recursos naturales y las actividades extractivas descuidadas de las corporaciones multinacionales, muchas veces impulsadas por intereses económicos y políticos depredadores, no solo causan daños ecológicos irreversibles, sino que también tienen consecuencias sociales desproporcionadas para las poblaciones indígenas. El abuso corporativo a menudo va acompañado de la falta de supervisión del gobierno y de demandas insuficientes de debida diligencia desde los mercados internacionales. Impulsado por la corrupción y la impunidad, esto puede resultar en la violación de los derechos de la tierra, la pérdida de la cultura y la identidad, el tráfico de personas, la esclavitud, la discriminación y la marginación. Las víctimas suelen ser las personas más vulnerables: niños, jóvenes y mujeres.

Quienes buscan darles voz y abogar por su acceso a la justicia a menudo están sujetos a ataques, amenazas, enjuiciamiento criminal indebido, intimidación, acoso e incluso asesinatos.

A la luz de estos derechos humanos, desafíos ecológicos y socioeconómicos, nosotros, como Conferencia de las Comisiones Europeas de Justicia y Paz (Justicia y Paz Europa), compartimos la preocupación por los pueblos indígenas. También expresamos nuestro apoyo a quienes los defienden en Europa y en todo el mundo.

Reafirmamos los principios de la Enseñanza Social de la Iglesia sobre la dignidad humana -especialmente de las personas más débiles- y reconocemos la necesidad de fomentar el desarrollo humano integral. Apoyamos el llamamiento del Papa Francisco para “prestar especial atención a las comunidades aborígenes con sus tradiciones culturales. No son una simple minoría entre otras, sino que deben convertirse en los principales interlocutores, sobre todo a la hora de avanzar en grandes proyectos que afecten a sus espacios. Para ellos, la tierra no es un bien económico, sino don de Dios y de los antepasados que descansan en ella, un espacio sagrado con el cual necesitan interactuar para sostener su identidad y sus valores. Cuando permanecen en sus territorios, son precisamente ellos quienes mejor los cuidan”. (Laudato Si’, 146).

Proteger los derechos de los pueblos indígenas y de quienes los defienden no solo representa un imperativo ético fundamental, sino que también constituye una obligación legal internacional y un compromiso básico con los derechos humanos.

Como Justicia y Paz Europa, por lo tanto, pedimos a los responsables políticos a nivel nacional, europeo e internacional que intensifiquen los esfuerzos para el pleno reconocimiento, protección y promoción de los derechos de los pueblos indígenas y de quienes los defienden según la legislación pertinente, incluido el Convenio de la OIT nº 169, la Declaración de las Naciones Unidas sobre los Derechos de los Pueblos Indígenas y la Declaración de las Naciones Unidas sobre los Derechos de los Defensores de los Derechos Humanos.

En particular, instamos a que:

los actores públicos y privados respeten y promuevan plenamente los derechos territoriales, culturales, lingüísticos, de propiedad intelectual, sociales y ambientales de los pueblos indígenas en Europa y en todo el mundo

se garantice el desarrollo de capacidades y la participación inclusiva de representantes indígenas en los procesos de consulta, toma de decisiones e implementación en todos los asuntos de los que sean parte

se proporcione acceso efectivo a la justicia y a la reparación para las víctimas indígenas y para quienes las defienden en casos de discriminación y ataques violentos

las empresas, incluidas las establecidas en Europa, no obtienen sus productos de proveedores vinculados a la deforestación, el acaparamiento de tierras o las violaciones de los derechos humanos

las autoridades públicas, incluida la Unión Europea, adopten una legislación vinculante de diligencia debida en materia de derechos humanos para garantizar la responsabilidad social empresarial y desempeñen un papel constructivo en las negociaciones en curso sobre un Tratado de Naciones Unidas sobre Empresas y Derechos Humanos

los acuerdos comerciales bilaterales y regionales incluyan cláusulas exigibles sociales, ambientales y de derechos humanos, que garanticen la protección efectiva de los derechos de los pueblos indígenas

se promuevan políticas específicas para apoyar el desarrollo sostenible e integral de los pueblos y comunidades indígenas, respetando su vida, identidad específica, cultura, idioma y creencias religiosas.

La protección y promoción de los derechos de los pueblos indígenas y de quienes los defienden requieren una respuesta de múltiples niveles y múltiples partes interesadas, y como Justicia y Paz Europa tenemos la preparación y disposición de contribuir a estos esfuerzos.

Bruselas, 6 de diciembre de 2019
El Comité Ejecutivo de Justicia y Paz Europa

 

[1] Se reconoce que, a este respecto, existe una variedad en el uso de la terminología que se refiere a los pueblos y grupos étnicos que son los propietarios y cuidadores originales de sus tierras y regiones.

Print Friendly, PDF & Email