Justin Welby, primado de la Iglesia de Inglaterra, y el Papa Francisco, el pasado mes de noviembre / ACNS.
Internacional

Declaración anglicana sobre «racismo ambiental»

«Cuando la vida negra no importa». Así se titula la declaración que la Comunión Anglicana ha hecho pública sobre «racismo ambiental», en la que denuncia el sometimiento y la opresión a los que están sometidas en nuestros días las personas negras e indígenas. Once arzobispos y sesenta obispos se han adherido hasta ahora a su contenido. Entre los firmantes figuran el arzobispo de Canterbury y primado de la Iglesia de Inglaterra, Justin Welby, y los primados anglicanos de Canadá, Centroamérica, Sudáfrica o Brasil, amén de numerosos obispos de diócesis con presencia indígena y afroamericana.

«Las vidas de los negros se ven desproporcionadamente afectadas por la brutalidad policial», comienza el manifiesto. «El COVID-19 barre comunidades vulnerables atestadas de gente que no pueden distanciarse socialmente; los vertederos tóxicos se colocan junto a comunidades pobres de negros; los indígenas son expulsados de sus tierras. El mundo es lento para responder al cambio climático, aferrándose a un sistema económico cada vez más precario e injusto».

Para los anglicanos, «son predominantemente las vidas de los negros las que se ven afectadas por las sequías, las inundaciones, las tormentas y la elevación del nivel del mar. El retraso en la respuesta mundial a la injusticia climática produce la impresión de que las vidas negras no importan. Sin una acción urgente las vidas de los negros seguirán siendo las más impactadas, siendo desposeídos de sus tierras y convirtiéndose en refugiados climáticos».

El manifiesto en cuestión ha sido elaborado por la Red Ambiental de la Comunión Anglicana, y fue hecho público el 19 de junio, una fecha señalada que recuerda el fin de la esclavitud en Estados Unidos en 1865.

Además del diezmo de los pueblos indígenas en la etapa colonial, sus autores denuncian también el sometimiento en el que estos se hallan en la actualidad. «Las estructuras económicas injustas y las industrias de extracción someten a los pueblos indígenas y a las comunidades negras tradicionales a una expulsión forzosa y violenta de las tierras con las que han estado integralmente conectados durante siglos».

Los anglicanos llaman a no permanecer indiferente y a escuchar las voces de estos pueblos. «Si eres neutral en tiempos de injusticia —afirman, citando al arzobispo sudafricano Desmond Tutu, Premio Nobel de la Paz en 1984— has elegido el lado del opresor».

 

Print Friendly, PDF & Email