Revista Ecclesia » «Decepción y sorpresa» en los obispos franceses por la limitación del culto a solo 30 personas
Internacional Última hora

«Decepción y sorpresa» en los obispos franceses por la limitación del culto a solo 30 personas

La Conferencia Episcopal Francesa (CEF) ha expresado su «decepción y sorpresa» ante la decisión del Gobierno de autorizar el culto limitado a solo treinta personas a partir de este domingo 29 de noviembre. Los obispos católicos han pedido al presidente galo, Emmanuel Macron, que reconsidere el número de asistentes a las celebraciones de una manera «realista». La CEF dice en un comunicado que continuará dialogando con las autoridades. No obstante, ya ha presentado un recurso ante el Consejo de Estado al considerar que se está violando la libertad de culto de los fieles que garantiza la Constitución.

Aunque en este segundo confinamiento iglesias, sinagogas y mezquitas han permanecido oficialmente abiertas, no se ha podido celebrar en ellas servicios religiosos desde el 2 de noviembre. El jueves día 26 el primer ministro galo Jean Castex confirmó, tal y como se esperaba, el retorno de las misas, pero con la referida restricción: un máximo de 30 fieles en la iglesia, independientemente del tamaño de esta.

«Esta medida poco realista e inaplicable es totalmente irrespetuosa con la realidad de la práctica religiosa de los católicos», considera el episcopado. En las conversaciones con el ministerio del Interior, los obispos proponían una ocupación del 30% del aforo del templo.

La Conferencia Episcopal se pregunta por los «criterios reales» que ha utilizado el ejecutivo para establecer el límite en treinta personas, e indica que los protocolos presentados por las diferentes religiones habrían resultado más fáciles de aplicar y justos. Como en todo el mundo, la ausencia de eucaristías, colectas y visitas turísticas a causa de la covid-19 está dañando gravemente la economía de parroquias y diócesis. «Es cierto —dicen los obispos— que los cultos no son negocios, pero tratar a las religiones de esta manera es considerar la fe de millones de creyentes como algo incidental. Esto es un grave error para toda nuestra sociedad. El Primer Ministro se comprometió a abrir el debate sin demora para permitir lo antes posible un aforo proporcional al tamaño de los edificios».

Cita mañana con el primer ministro

Mañana domingo día 29, a las 18.00 horas, Iglesia y Gobierno mantendrán un encuentro para analizar la situación. Por parte de la Conferencia Episcopal participarán en él el arzobispo de Reims Éric de Moulins-Beaufort, presidente del organismo, los obispos Dominique Blanchet y Olivier Leborgne, vicepresidentes, otros dos prelados más que no se han precisado y el sacerdote Hugues de Woillemont, secretario general.

«A la espera del resultado de estos dos pasos —dice un segundo comunicado episcopal de ayer viernes, día 27— las normas establecidas por el Primer Ministro están en vigor aunque todos somos conscientes de las grandes dificultades que estas decisiones gubernamentales suponen a los fieles. El recurso a la ley puede ayudar a calmar los ánimos. Todos tenemos claro que la misa no puede convertirse en un lugar de combate y exigencias, sino que debe seguir siendo un lugar de paz y comunión».

La supresión de las Eucaristías presenciales y de la actividad sacramental y eclesial por la covid-19, ya llevó a algunos fieles a manifestarse el domingo día 15 ante sus templos en ciudades como Nantes, Burdeos, Estrasburgo o París.



O si lo prefieres, regístrate en ECCLESIA para acceder de forma gratuita a nuestra revista en PDF

HAZME DE ECCLESIA

Cada semana, en tu casa