Revista Ecclesia » Decálogo para una buena religiosidad popular, por Javier Leoz