Revista Ecclesia » Decálogo para no olvidar a los que nunca se olvidaron, por Javier Leoz