El Rosario

Decálogo de pensamientos sobre la familia y el rezo del rosario

1.- «La familia que reza unidad permanece unida» (P. Patrick Peyton)

2.- «Hoy en día se hace cada vez más difícil para la familia realizar su vocación y ser el primer ambiente en que la paz de Cristo se vea acogida, cultivada y conservada. Por ello sería realmente útil recuperar la hermosa costumbre de rezar el Rosario en casa, tal y como acontecía en las generaciones pasadas» (Juan Pablo II)

3.- «El rosario es también desde siempre una oración de la familia y por la familia. Antes esta oración era apreciada particularmente por las familias cristianas y ciertamente favorecía su comunión. Conviene no descuidar esta preciosa herencia. Se ha de volver a rezar en familia y a rogar por las familias, utilizando todavía esta forma de plegaria que es el rosario». (Juan Pablo II)

4.- «El rosario es una oración que se presta particularmente para reunir a la familia. Contemplando a Jesús cada uno de sus miembros recupera también la capacidad de volverse a mirar a los ojos para comunicarse, solidarizarse, perdonarse recíprocamente y comenzar de nuevo con un pacto de amor renovado por el Espíritu de Dios». (Juan Pablo II)

5.- «Muchos problemas de las familias contemporáneas, especialmente en las sociedades económicamente más desarrolladas, derivan de una creciente dificultad de comunicarse. No se consigue estar juntos y a veces los raros momentos de reunión quedan absorbidos por las imágenes de un televisor. Volver a rezar el rosario en familia significa introducir en la vida cotidiana otras imágenes muy distintas, las del misterio que salva: la imagen del Redentor, la imagen de su Madre Santísima». (Juan Pablo II)

6.- «El rosario es camino hacia Cristo y la síntesis del evangelio.  Es oración evangélica, centrada en el misterio de la encarnación; es, pues, una oración profundamente cristológica». (Pablo VI)

7.-  «El rezo del santo rosario está detrás de la santa misa y del breviario para los eclesiásticos; y de la participación en los sacramentos para los seglares. Es el evangelio del pueblo y de los pobres» (Beato Juan XXIII)

8.- «El Rosario invita a nuestros dedos, a nuestros labios y a nuestro corazón a entonar  una gran sinfonía de súplica y oración, y por estos motivos es la plegaria más grandiosa que jamás haya compuesto el hombre…» (Monseñor Fulton Sheen)

9.- «La oración es la única fuente posible de toda comprensión. ¿El rosario? ¡Admirable creación! ¡Rezar meditando los misterios! Este es el camino». (Miguel de Unamuno)

10.- «No encuentro otro medio más poderoso para atraer sobre nosotros el Reino de Dios, la Sabiduría, que unir a la oración vocal la oración mental, rezando el Santo Rosario y meditando sus misterios». (San Luis Mª Grignon de Montfor)

Print Friendly, PDF & Email

Añadir comentario

Haga clic aquí para publicar un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.