Especiales Ecclesia

De la homilía del Papa Francisco el Miércoles de Ceniza, 10-02-1916, día del envío de los Misioneros de la Misericordia

De la homilía del Papa Francisco el Miércoles de Ceniza, 10-02-1916, día del envío de los Misioneros de la Misericordia

En nosotros está reconocer la necesidad de misericordia, es el primer paso del camino cristiano; se trata de entrar atravesando la puerta que es Cristo, donde espera Él mismo, el Salvador, y ofrece una vida nueva y gozosa.

Pero podemos poner algún obstáculo que cierra la puerta del corazón. Es la tentación de blindar la puerta, convivir con el propio pecado, justificándolo siempre (…) Otro obstáculo es la vergüenza para abrir la puerta secreta del corazón, la vergüenza en realidad es un buen síntoma, porque indica que se desea salir del mal (…) una tercera insidia es escapar de la puerta, esto sucede cuando nos instalamos en nuestra propia miseria, pensando constantemente en lo negativo…

En esta celebración están presentes los Misioneros de la Misericordia, para recibir el mandato de ser signo e instrumento del perdón de Dios. Queridos hermanos, podéis ayudar a abrir la puerta del corazón, a superar la vergüenza, a no huir de la luz. Que vuestras manos bendigan y levanten a los hermanos y hermanas con paternidad; que a través de vosotros se pose la mirada y la mano del Padre sobre sus hijos, y curen las heridas.

Print Friendly, PDF & Email

Añadir comentario

Haga clic aquí para publicar un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.