Opinión

David Sassoli con el Papa Francisco, por Fidel García

David Sassoli, presidente del Parlamento Europeo, es un político muy brillante y católico,  gran admirador y defensor de la postura del Papa ante la responsabilidad de Europa en pandemia del COVID-19. En una entrevista muy sólida y documentada ha hecho claras referencias a los discursos recientes del Papa, muy especialmente al  pascual con motivo de la bendición Urbi et Orbi, en el que afirmó que Europa saldrá de esta gran crisis como lo logró después de la II Guerra Mundial, gracias a un auténtico espíritu de solidaridad, que le permitió superar la rivalidad del pasado. Europa, afirma  David Sassoli, debe centrarse en la defensa de las personas, porque es el momento de que la Europa de los Estados, de las Naciones de los gobiernos, pueda fortalecer sus instituciones las del Norte y la del Sur. Europa debe fundar un plan de reconstrucción de la solidaridad.

David Sassoli, defensor de las raíces cristianas de Europa, su fundamento político-moral, sostiene que para los cristianos es natural pensar en la vida de los demás, de los dentro y de los de fuera del espacio europeo. Por eso afirma que las palabras del Papa Francisco impresionan a todos y llaman a la responsabilidad, también de los no creyentes. Para él, el Papa ha hecho muy bien en llamar a los europeos a la solidaridad, para que sean en estos momentos punto de referencia para reapropiarse de los valores más importantes para el hombre; el valor de la vida de toda persona humana —niño o anciano—. El valor de los derechos inalienables de las personas, el derecho a la libertad en todas dimensiones, de expresión, de reunión y circulación

Concluye David Sassoli, con una afirmación inquietante: Europa se fundó en los valores —humanismo cristiano— aunque cueste mucho expresarlos. El problema es que a menudo el egoísmo de las naciones, un mal sentimiento nacionalista, la idea de que soy mejor que el otro, nos impiden desarrollar nuestro potencial y manifestar nuestra identidad. Creo que la crisis podría ser una oportunidad para librarnos de nuestras cadenas.

Print Friendly, PDF & Email