Diócesis Iglesia en España

CXVII aniversario de la sección adoradora de Alcalá de Guadaíra

Crónica de la función conmemorativa del CXVII aniversario de la sección adoradora de Alcalá de Guadaíra y besamanos de la Santísima Virgen que es reina de todos los santos. Con una solemne función conmemorativa y el besamanos de la Santísima Virgen de los Ángeles, Consolación y Gracia del Género Humano, celebró la Antigua y Franciscana Sección de Alcalá de Guadaíra de la Venerable Archicofradía Sacramental de Adoración Nocturna al Santísimo Sacramento, el CXVII aniversario de su Erección Canónica por el Arzobispado de Sevilla.

En efecto, esta Sección se fundó con la Solemne Vigilia de adoración  que tuvo lugar en la noche del 31 de octubre al 1 de noviembre del año 1902, en la Parroquia de Santiago el Mayor, siendo su primer presidente D. Paulino García Donas. Desde entonces, los hermanos han mantenido encendida la llama de su carisma: la adoración a Cristo real y verdaderamente presente en las Sagradas Especies Eucarísticas, durante las horas del descanso.

Al igual que se hizo en 2017, el Aniversario se ha celebrado con la misa vespertina del día 31, en cuyo anochecer comenzó la Solemne Vigilia inaugural en 1902, y la Función conmemorativa el día 1, festividad de Todos los Santos, en cuyo amanecer y con la Santa Misa, terminó aquella primera vigilia. Y para solemnizar aún más esta efemérides anual, se colocó en Besamanos a la Santísima Virgen para que los fieles pudieran rendirle filial homenaje. Porque, como dijo el Salesiano Padre Antonio, en la homilía de la misa vesperal “la Virgen es la primera de los santos y la que los preside a todos, Es la más santa de los santos…”. Y el Rvdo. Padre D. Juan Manuel Melgar, Director de la Casa Salesiana de la ciudad y Capellán del Monasterio de Santa Clara, donde reside actualmente la Sección, refirió en la homilía de la Función conmemorativa que: “la Virgen es Reina de los Ángeles y por ello, lo es también de Todos los Santos; es Consolación para todos los que aún estamos aquí, en la tierra, aunque algún día aspiramos a ser también santos, con la ayuda de su Gracia…”.

En esta ocasión, la Sagrada Imagen se encontraba colocada en el presbiterio, en el lado de la epístola, vestida de blanco, con un traje de tisú de plata, que, junto con la ráfaga de rayos que orla todo su contorno, resaltaba aún más su condición de “mujer vestida de sol…”, como la describe el Libro del Apocalipsis. Lucía en el pecho la cruz pectoral que en 2017 le regalara el Eminentísimo y Reverendísimo Fray Carlos Amigo Vallejo, Cardenal del Título de Santa María de Montserrat de los Españoles, y Arzobispo Emérito de Sevilla, que es, a la sazón Presidente Honorario de la Sección Alcalareña. Y un broche de oro regalado en 2014 por una devota con el anagrama del nombre de María, de traza modernista, en razón de que su familia procedía de Utrera y de Carmona, lugares en los que se honra como Patrona a la Santísima Virgen con esos dos Títulos: Consolación y Gracia.

Por su parte, el Niño Jesús, lucía en su pecho un corazón orlado de ráfagas, todo ello dorado, en este año del Centenario de la Consagración de España al Sagrado Corazón de Jesús, mientras que en su mano izquierda portaba el orbe rematado con la cruz, al que bendice con su manita derecha.

La sección repartió, además, una estampa como recuerdo de este aniversario, en cuyo anverso aparece un primer plano del bellísimo rostro de la Santísima Virgen, para que los fieles puedan apreciar la dulzura que emana de tan Sagrada Imagen.

Ambas celebraciones, misa vespertina y Función de Aniversario, estuvieron acompañadas por la afinadas voces de la Comunidad de Hermanas Clarisas, con un escogido repertorio, que solemnizó aún más las dos Eucaristías, finalizando en ambos casos con el Himno de la Virgen de los Ángeles, propio de la Orden Franciscana, que la venera como especial Protectora, por la vinculación de San Francisco de Asís, con la minúscula capillita de la Porciúncula, dedicada precisamente a Nuestra Señora de los Ángeles.

El autor del texto es Juan Jorge García García.
El autor de las fotografías es Juan Escamilla Martín.

Print Friendly, PDF & Email