Revista Ecclesia » Curso de Teología UIMP Santander: entrevista a Ángel Cordovilla, director
curso-teologia-uimp
Iglesia en España

Curso de Teología UIMP Santander: entrevista a Ángel Cordovilla, director

Curso de Teología UIMP Santander: entrevista a Ángel Cordovilla, director

Escuela de Teología “Karl Rahner – Huns U Balthasar” El Cristianismo ante el siglo XXI     Curso de 2013 Entrevista al Director: D. Ángel Cordovilla Pérez

 Pregunta.- Como nuevo  director de esta escuela de Teología, ¿cómo se encontró ante esta responsabilidad?; ¿qué dificultades distintas a cuando realizaba el cargo de secretario?.

Respuesta: Tengo que reconocer que no ha sido un cambio radical ya que en los últimos años D. Olegario me había dado un protagonismo mayor en la dirección y desarrollo del curso, por lo que pasar ahora a su dirección me ha sido bastante fácil. Además, he podido contar con su presencia a lo largo de toda la semana, algo que me ha dado una gran seguridad. La diferencia mayor es que mientras otros años estaba más pendiente de cuestiones técnicas, este año he estado más pendiente de que el curso en su desarrollo teórico, ponencias, intervenciones de los profesores fuera lo más ajustado al programa. La mayor diferencia respecto a años anteriores es que estás más pendiente de la perspectiva global del curso y las relaciones con las autoridades de la universidad.

Pregunta.- D Olegario González de Cardedal ha llevado con  maestría la dirección de esta escuela en los últimos años. A partir de este año él pasa a se director emérito. ¿Qué nos puede decir al respecto?  ¿Tiene pensado seguir su línea?

Respuesta: D. Olegario es un maestro. Su dirección de la Escuela en estos 15 años ha sido ejemplar. Y la forma de realizar su sucesión, también. Es un ejemplo de saber dirigir un proyecto y de saber dejar a otros para que continúen. Es evidente que su línea seguirá estando presente en la Escuela, tanto en la elaboración de los programas como en su realización. Los proyectos no son personales, sino que hay que darles una continuidad pues son muchas personas las que están implicadas y porque cuando se hacen las cosas bien hay que continuar en la misma línea, aun

cuando haya que cambiar algunas cosas para mejorar. La novedad ha de darse siempre en continuidad con los proyectos anteriores.

Pregunta .- El curso, este año, giró en torno a tres grandes bloques: logros, tareas pendientes y nuevos imperativos.  ¿Qué bloque resultó más difícil de abordar?

Respuesta: El bloque más difícil siempre son los desafíos, ya que es donde menos perspectivas tenemos para saber cuáles serán. Los logros y las tareas pendientes son relativamente claras para todos, acertar con los desafíos, siempre es más difícil.

Pregunta.- Al curso, un año más, ha asistido D. Elías Yanes.  Con precisas preguntas y aportaciones ha participado en el curso.  ¿Qué destaca de este comportamiento?

Respuesta: D. Elías es un ejemplo admirable. Lo ha sido todo en la Iglesia española, por su edad podría retirarse plácidamente, y sin embargo allí está siempre año tras año como un alumno aplicado, escuchando y participando con sus comentarios y preguntas. Su deseo de saber, de expresar una palabra precisa sobre la situación espiritual de la sociedad o de la Iglesia. Parece un joven de 20 años que empieza a enfrentarse a las cosas. Desde su sabiduría, sigue en activo, aprendiendo y trasmitiendo a otros su saber. Es un ejemplo a seguir en la Iglesia y en la sociedad. Todos deberíamos aprender de él.

Pregunta.- La ponencia de Marcelino Oreja, resaltó el gran logro de la firma de los Acuerdos Iglesia-Estado.  Han pasado muchos años.  Como tarea pendiente ¿sería pertinente la revisión de esos Acuerdos?

Respuesta: Los acuerdos que hacemos los hombres son siempre revisables pues las situaciones históricas cambian. Yo no soy especialista en ese tema. No tengo una palabra al respecto. Pienso que lo importante es que si se hace esa revisión, se haga con la misma voluntad de acuerdo y de diálogo con la que se hicieron los anteriores. No obstante, D. Marcelino nos ha dejado claro que son constitucionales. En ese marco, como es lógico seguro que con el tiempo habrá que actualizarlos y renovarlos desde el estado actual de la iglesia y la sociedad españolas.

Pregunta.- En cuanto a las tareas pendientes,  ¿cuáles son, a su entender, las tres más prioritarias para el “aggionarmiento” de la Iglesia y fidelidad al Vaticano II.

Respuesta:  Depende, si miramos dentro de la Iglesia (ad intra) o en su relación con el mundo (ad extra). Hacía dentro de la Iglesia la tarea es siempre la conversión al Señor, aun cuando ésta hay que concretarla en algún tema concreto: nueva trascendencia de Dios, seguir al Dios humilde, la experiencia del Espíritu; en segundo lugar, el fortalecimiento de la comunión eclesial, otro modo de ser Iglesia donde cada cristiano se sienta miembro pleno de la Iglesia y responsable de su misión en el mundo. Luego habría que hablar de cuestiones concretas que se suelen plantear en los medios de comunicación pero que habría que afrontar con profundidad (reforma de la curia, nombramiento de los obispos, integración del laico y la mujer en el gobierno de la Iglesia, etc.). Hacia fuera es siempre la misión. Y dentro de esto en los escenarios fundamentales donde se juega la nueva evangelización: escenario cultural de fondo, migraciones, economía, política,medios de comunicación, investigación científica.

Pregunta .-  De la ponencia de Santiago Madrigal parece deducirse una clara oposición entre el Código de Derecho Canónico, aprobado en 1983 y los documentos conciliares (Vaticano II).  Si es así, ¿qué interpretación se podría hacer para compaginarlos?

Respuesta: Bueno, yo no pondría en contradicción el CVII y el CIC de 1983. Creo que lo que el profesor Madrigal quiso decir es que son dos expresiones diferentes y que es difícil llevar al lenguaje canónico las ideas directrices del Concilio que están expresadas en un orden más teológico. En su conjunto yo creo, sin ser especialista en esta temática, que el CVII sí inspira el nuevo código de derecho canónico, aun cuando haya algunos temas concretos que todavía pueden ser renovados para ser más fieles a la eclesiología conciliar. Pero hay que tener en cuenta el diferente lenguaje y la diferente función que tienen ambos.

Pregunta.- En cuanto tarea pendiente ¿ha llegado el momento, en el campo del ecumenismo, de centrar la atención en la relación con todas las religiones y no sólo con las confesiones cristianas?

Respuesta: Diálogo ecuménico y diálogo interreligioso no se excluyen. Cada uno tiene su propia lógica y necesidad. No creo que sea bueno olvidar el primero y centrarse sólo en el segundo. La unidad de los cristianos sería un hito para el diálogo y la misión en el mundo, incluido en su relación con otras religiones.

Pregunta.-  En el rectorado de esta Universidad (UIMP) tuvo lugar un cambio en la Dirección. En relación con la Escuela de Teología “Karl Rahner – Hans U. Balthasar” ¿Vd. Intuye mejores relaciones que en algunos períodos de épocas pasadas?

Respuesta: En términos generales las autoridades de la UIMP siempre nos han tratado con mucho respeto. Estamos agradecidos a todos. Es evidente que con el rector magnífico D. César Nombela, a quien hemos invitado varias veces a nuestro curso el trato siempre es fluido, amigable, entendiéndonos perfectamente con él. Siempre nos ha apoyado, cuando venía como profesor y ahora como rector.

Pregunta.- A la hora de afrontar los nuevos imperativos y más en el presente las tareas pendientes, ¿podemos considerar el  nuevo pontificado como providencial para llevar a buen puerto esas tareas y retos?

Respuesta: Para un cristiano todo hecho leído a la luz de la revelación de Dios tiene algo de providencial. También la elección del nuevo papa Francisco. Pero no podemos olvidar que esta elección ha estado posibilitada por la renuncia de Benedicto XVI, un hecho histórico sin precedentes, precisamente porque él ya no se sentía con fuerzas espirituales y físicas para llevar adelante la tarea de renovación de la Iglesia y si misión en el mundo. Francisco, con su estilo directo, sencillo, provocador, nos ha ofrecido nuevas fuerzas y motivos para continuar con gozo y valentía el anuncio del Evangelio en el mundo y desde él la reforma de la Iglesia.

Pregunta.- Algunas  diócesis,.con sus obispos a la cabeza, parece que no han asimilado el “aggiornamento”,  que el Vaticano II ha traído a la Iglesia. ¿Cómo corregir eclesiásticamente y  por lo tanto evangélicamente, esos comportamientos autoritarios?

Respuesta: Bueno, yo no diría que no hayan acogido el CVII. Quizá no esté implementado en toda su potencialidad en la vida cotidiana de las diócesis, pero que no haya sido acogido, creo que no se puede decir. Luego plantea una cuestión que en realidad afecta a todos los que ejercer algún tipo de autoridad y más aún cuando ésta está fundada y justificada teológicamente (autoridad apostólica). Siempre hay un riesgo de ejercerla de forma autoritaria y despótica; pero esto es otra cuestión. Para contrarrestar una excesiva concentración en la persona del obispos hay que hacer crecer todos los carismas de la vida cristiana. Sin que el obispo pierda el lugar y la misión que le corresponde, ha de trabajarse en que cada cristiano sea realmente consciente de que por el don del bautismo es un miembro de pleno derecho y deberes en la Iglesia.

Pregunta.- La fe en Cristo es luz. La Iglesia es y tiene que parecer “intelectualmente habitable”.  ¿Cómo hacer esto posible?

Respuesta: Es evidente que haciendo un esfuerzo de formación intelectual. En este orden, la Iglesia en España está perdiendo el prestigio y autoridad intelectual que tenía hace 40 años. Las instituciones formativas de la Iglesia en cada diócesis eran faros para la vida de los ciudadanos de esas regiones. Hoy no podemos decir lo mismo. La evangelización de la cultura, y especialmente la pastoral de la inteligencia, aun cuando no puede reducirse a ésta, en mi opinión, es el gran desafío de la Iglesia española.

Pregunta.- ¿Tiene ya pensado, a la luz de los resultados previstos de éste, el tema, el título a desarrollar el próximo verano?

Respuesta: Tengo alguna idea, pero todavía es pronto. Hay que descansar, tengo que leer lo que han dicho los alumnos y después dialogar con los que estamos al frente de este bello proyecto.

 

 

 

Dato Antón Magadán y José Manuel Coviella Corripio

Agosto 2013



O si lo prefieres, regístrate en ECCLESIA para acceder de forma gratuita a nuestra revista en PDF

HAZME DE ECCLESIA

Añadir comentario

Haga clic aquí para publicar un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Cada semana, en tu casa