Carta del Obispo Cuaresma 2018 Especiales Ecclesia Iglesia en España

Cuaresma: Gracia y misericordia, por César Franco, obispo de Segovia

decalogo-de-cuaresma

Cuaresma: Gracia y misericordia, por César Franco, obispo de Segovia

            La cuaresma siempre es gracia por la sencilla razón de que nos pone en camino hacia la Pascua que es el acontecimiento central de la salvación. ¿Quién no se siente necesitado de salvación?

¿Quién no aspira a la pureza de corazón? ¿Quién no se sabe totalmente pobre cuando se trata de salvarse a sí mismo? Decía G. Greene que, «si conociéramos el porqué de las cosas, tendríamos compasión hasta de las estrellas». Este mundo, herido por el pecado, como tantas veces nos recuerda el Papa Francisco al tratar de la ecología, necesita ser salvado en su totalidad. Y el hombre, como cima de la creación, con mayor razón, pues de su corazón obstinado proceden muchos de los males que afectan a toda la creación. También de mi corazón y del tuyo. No somos una excepción. Todos necesitamos la gracia de la renovación que nos llega con la Pascua.

La actitud del hombre ante la Cuaresma es abrirse a la gracia de este tiempo que pretende dar muerte al egoísmo. Las prácticas cuaresmales que propone la Iglesia, siguiendo los consejos de Cristo, son una ayuda para luchar contra el egoísmo, el desamor, la dureza del corazón. Mediante la oración, la limosna y el ayuno, nos preparamos a vivir la novedad de la Pascua.

La oración nos centra en Dios, nuestro principio y meta final. Nos recuerda que somos hijos suyos y hermanos de los hombres. Nos sumerge en la verdad de lo que somos: criaturas nacidas de su amor. Y nos fortalece para vivir diariamente agradando al Padre bueno de los cielos. La oración es antídoto para nuestra autosuficiencia. Nos sitúa ante la luz de Dios que conoce hasta los últimos entresijos del corazón. Orad en todo momento, orad sin desfallecer, orad con confianza: son los mensajes de la Iglesia que recoge la enseñanza de Cristo. Sólo quien ora en el secreto de su corazón, retorna a su origen y se descubre amado por Dios y proyectado hacia sus hermanos los hombres. Sólo quien ora así, mira hacia el futuro con el deseo de ver a Dios al término de su peregrinación en esta tierra.

La oración sólo se hace eficaz en la limosna y el ayuno. La gracia que recibimos en la oración se convierte en misericordia hacia los demás. Y la misericordia tiene dos manos generosas: con una, nos quitamos de nuestro haber lo que corresponde a los necesitados; con la otra, lo damos a los demás, sin que una mano sepa lo que hace la otra. Así evitamos todo tipo de complacencia en nuestra bondad. Las dos manos actúan: una nos priva mediante el ayuno; otra nos enriquece con la misericordia. Una nos hiere el egoísmo; otra nos sana con la compasión. Y todo los hacemos con la unidad de nuestro ser, que quiere traslucir el ser de nuestro Padre, el cual hace salir el sol sobre buenos y malos y hace descender la lluvia sobre justos e impíos.

La Cuaresma es un itinerario que nos prepara para renovar las promesas del bautismo, fuente de nuestra dignidad de hijos de Dios. Supone un despojamiento del hombre viejo, que nos recuerda que somos polvo de la tierra; pero sin ese despojamiento no viviremos la alegría de ser revestidos de Cristo, el Hombre Nuevo, que vence el pecado y la muerte. Despojarse de lo viejo y vestirse de lo nuevo es una actitud muy humana, que practicamos constantemente y que nos produce alegría. ¿No empleamos en esto nuestro dinero cuando cambiamos de traje, de muebles o de coche? ¿Por qué no vivimos con esta actitud las realidades del espíritu de forma que abandonemos las viejas costumbres del egoísmo y nos revistamos cada día más de ese hombre nuevo que todos llevamos dentro desde el bautismo y espera el momento de manifestarse con toda su grandeza en la Pascua de Cristo? He ahí la gracia y el trabajo de la Cuaresma.

+ César Franco

Obispo de Segovia.

GD Star Rating
loading...
GD Star Rating
loading...
Print Friendly, PDF & Email