Cuaresma 2015 Especiales Ecclesia Rincón Litúrgico

Cuaresma con Santa Teresa de Jesús: 2 Jueves de Cuaresma (5-3-2015), por Ángel Moreno, Buenafuente

Santa-Teresa

Cuaresma con Santa Teresa de Jesús: 2 Jueves de Cuaresma (5-3-2015), por Ángel Moreno, Buenafuente

Liturgia de la Palabra: Jr 17, 5-10; Sal 1; Lc 16, 19-31

Bienaventuranzas

En una lectura creyente, cabe buscar los pasajes bíblicos en los que se anuncia un motivo de felicidad y de dicha. Conocemos el Discurso del Monte que refiere el evangelio de Mateo, en el que se desgranan las bienaventuranzas. Sin embargo, a lo largo de los textos sagrados, también se encuentran otros fragmentos en los se revelan motivos para alcanzar la alegría del corazón, en esta vida y en la eterna.

Hoy las lecturas acumulan exclamaciones que concuerdan entre sí en el ofrecimiento de la bendición divina. El profeta, el salmista y el Evangelio coinciden en declarar algunos títulos por los que alcanzará la felicidad.

Dice el profeta: “Bendito quien confía en el Señor y pone en el Señor su confianza” (Jr 17,7), y apostilla el salmo: “Dichoso el hombre que ha puesto su confianza en el Señor” (Sal 1). Y la Iglesia recuerda, al hilo de las expresiones anteriores: “Dichosos los que con un corazón noble y generoso guardan la palabra de Dios y dan fruto perseverando” (cf Lc 8, 15).

Podríamos interpretar, naturalmente, que la bienaventuranza va unida a la suerte, a la fama, al bienestar, al dinero o a la salud. Sin embargo, la parábola lucana señala una gran paradoja, que deberemos tener muy en cuenta. Dice San Lucas: “Se murió el mendigo, y los ángeles lo llevaron al seno de Abrahán” (Lc 16, 22), que es el lugar de los bienaventurados.” Y más adelante describe que se murió el rico, y descendió al lugar del tormento.

La confianza en Dios, el seguimiento de la voluntad divina, la fe, el abrazo a la providencia, el cumplimiento de los mandamientos, la escucha de la Palabra y ponerla por obra conceden la bendición.

 

Santa Teresa de Jesús

La maestra espiritual tiene también sus bienaventuranzas. Por ejemplo, la de ver progresar a una persona por dentro: “Paréceme que debe ser uno de los grandísimos consuelos que hay en la tierra, ver uno almas aprovechadas por medio suyo. Dichosos a los que el Señor hace estas mercedes; bien obligados están a servirle” (Los Conceptos del Amor de Dios 7, 6).

Es clásica la bienaventuranza que se desprende la humildad: “La que le pareciere es tenida entre todas en menos, se tenga por más bienaventurada; (Camino de Perfección 13, 3)

Y sorprende el título de bienaventurados que concede a quienes se dedican a hospedar, como Santa Marta: “Santa era santa Marta, aunque no dicen era contemplativa. Pues ¿qué más queréis que poder llegar a ser como esta bienaventurada, que mereció tener a Cristo nuestro Señor tantas veces en su casa y darle de comer y servirle y comer a su mesa? Si se estuviera como la Magdalena, embebidas, no hubiera quien diera de comer a este divino Huésped” (Camino de Perfección 17, 5).

GD Star Rating
loading...
GD Star Rating
loading...
Cuaresma con Santa Teresa de Jesús: 2 Jueves de Cuaresma (5-3-2015), por Ángel Moreno, Buenafuente, 10.0 out of 10 based on 2 ratings
Print Friendly, PDF & Email

Ángel Moreno Sancho

Angel Moreno Sancho es Sacerdote de la Diócesis de Sigüenza-Guadalajara, donde desarrolla su ministerio pastoral como capellán del monasterio cisterciense de Buenafuente del Sistal, y párroco de diversos pueblos de su entorno. Es también Vicario Episcopal para los Institutos de Vida Consagrada de su Diócesis y Delegado episcopal para el Año Santo Compostelano.

Añadir comentario

Haga clic aquí para publicar un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.