Revista Ecclesia » Cuaresma 2021: «… en una selva oscura», por César Franco
Cuaresma 2021
Cartas de los obispos

Cuaresma 2021: «… en una selva oscura», por César Franco

A medida que nos acercamos a la Semana Santa, el drama de Jesús se hace más patente en la Liturgia bajo imágenes diversas. En el Evangelio de este cuarto domingo de Cuaresma, Jesús dice a Nicodemo que de la misma manera que Moisés elevó a la serpiente de bronce en el desierto, «así tiene que ser elevado el Hijo del hombre para que todo el que cree en él tenga vida eterna» (Jn 3,14-15). Esta elevación no es simbólica, como lo fue la serpiente de bronce que Dios ordenó levantar como un estandarte para que los mordidos por serpiente se curaran al mirarla. Jesús se refiere a que será «levantado» en la cruz para salvar a los hombres. Hasta qué grado es puro realismo lo sabemos cuando el Viernes Santo miremos al Crucificado.

Otra imagen que san Juan utiliza para describir el drama de Cristo es la luz que ha brillado en las tinieblas. Ya en el prólogo de su Evangelio, dice Juan que «la luz brilla en la tiniebla, y la tiniebla no lo recibió». Se refiere al Verbo hecho carne que es «la luz de los hombres». En su diálogo con Nicodemo, de nuevo aparece este tema cuando Jesús le dice: «Este es el juicio; que la luz vino al mundo y los hombres prefirieron la tiniebla a la luz porque sus obras eran malas. Pues todo el que obra el mal detesta la luz, y no se acerca a la luz para no verse acusado por sus obras. En cambio, el que obra la verdad se acerca a la luz, para que se vea que sus obras están hechas según Dios» (Jn 3, 19-21).

El drama de Cristo —como decíamos— está presentado bajo la imagen de la luz rechazada por las tinieblas. Su condena a muerte fue, aparentemente, un triunfo de las tinieblas, de la noche que Judas representaba en su corazón cuando salió del cenáculo. Digo aparentemente, porque la luz de la resurrección desbarató para siempre el reino de las tinieblas. Es el reino al que Dante hace referencia cuando comienza la Divina Comedia con este terceto: «A la mitad del camino de nuestra vida/, me encontré en una selva oscura/ porque había perdido la buena senda». Jesús ha venido a la «selva oscura» para conducirnos a la luz. El hombre, herido por el pecado, necesita la luz que le oriente por la buena senda. Jesús es al mismo tiempo la luz y el camino. En él no hay posibilidad de perderse, si dejamos conducirnos por él.

Es aquí donde reside, junto al drama de Cristo, el del hombre que no se deja salvar porque prefiere la oscuridad. Se comprenden así las palabras de Jesús a Nicodemo: «Este es el juicio: que la luz vino al mundo, y los hombres prefirieron las tinieblas a la luz». Es el hombre, por tanto, el que dicta su veredicto sobre él mismo. Dios no le rechaza ni le condena, porque quiere salvarlo, pero el hombre que se obstina en hacer obras malas, injustas, producto de la oscuridad en la que vive, se adentra en la selva oscura y ahonda aún más la herida del pecado que lleva en sí. Por eso, es propio del hombre esconderse para hacer el mal, no quiere que le vean la cara, reconoce la fealdad de su acción, pero, en lugar de dejarse iluminar, de acercarse a la luz para obrar rectamente, se esconde. Se escondieron Adán y Eva al pecar; se escondió Caín cuando mató a su hermano Abel; se escondió David con intrigas cuando adulteró con Betsabé y ordenó matar a su marido Urías; se escondió Judas en la noche cuando traicionó a Cristo. Todos nos escondemos cuando hacemos el mal, y nos avergonzamos tapándonos la cara cuando, sorprendidos, se nos lleva a los tribunales. Reconocemos con ese ocultamiento que rechazamos la luz y amamos las tinieblas.

Cuando Jesús sea levantado sobre la cruz, se convertirá en la luz que ilumina al mundo y seremos muy necios si no dejamos que su luz nos arranque de la oscuridad. Esto es la Pascua.

 

+ César Franco
Obispo de Segovia

 

 

 

 

 

 



O si lo prefieres, regístrate en ECCLESIA para acceder de forma gratuita a nuestra revista en PDF

HAZME DE ECCLESIA

Cada semana, en tu casa