Revista Ecclesia » Cuando la enfermedad golpea
Cartas de los obispos Última hora

Cuando la enfermedad golpea

El próximo 11 de febrero de 2021, memoria de Nuestra Señora de Lourdes, celebraremos la XXIX Jornada Mundial del Enfermo. Es un momento propicio para recordar a las personas enfermas y a quienes cuidan de ellas, tanto en los lugares destinados a su asistencia como en el seno de las familias y las comunidades. En estos momentos, tenemos presentes especialmente a quienes sufren en todo el mundo los efectos de la pandemia del coronavirus, que sigue golpeando con dureza, a pesar de que ha comenzado el proceso de vacunación hace varias semanas.

En el mensaje de este año el Papa Francisco exhorta a seguir el ejemplo de Jesús, que invita a «detenerse, escuchar, establecer una relación directa y personal con el otro, sentir empatía y conmoción por él o por ella, dejarse involucrar en su sufrimiento hasta llegar a hacerse cargo de él por medio del servicio». La presencia de la enfermedad hace que experimentemos la vulnerabilidad propia y la necesidad del otro, la interdependencia. Nuestra realidad de seres creados se percibe con más claridad y nos recuerda la dependencia de Dios. Cuando la enfermedad golpea nuestra persona o nuestro entorno, el temor y la incertidumbre nos invaden.

En esos momentos aflora la pregunta por el sentido de la vida y de las cosas, y necesitamos urgentemente respuestas a nuestros porqués. La figura de Job ilumina nuestras vidas en estas situaciones. En un momento dado lo pierde todo: familiares, bienes, amigos, salud. Parece como si Dios lo abandonase, en un silencio total. Sin embargo Job habla con Dios, grita a Dios; y en su oración, a pesar de todo, conserva su fe y, al final, descubrirá el valor de su experiencia y del silencio de Dios. Al final Dios le responde, y le abre un nuevo horizonte, mucho más amplio. Descubre que su sufrimiento no es una condena o un castigo, y tampoco es un estado de lejanía de Dios  o un signo de su indiferencia. Finalmente, del corazón herido y sanado de Job brota una conmovida declaración que resuena con energía: «Te conocía sólo de oídas, pero ahora te han visto mis ojos» (42,5).

A lo largo de la pandemia actual va aflorando lo mejor y lo peor del ser humano y de las instituciones. Numerosas carencias de los sistemas sanitarios han afectado a las personas enfermas, a los ancianos, a los más débiles y vulnerables. Afortunadamente, también se ha puesto de relieve la entrega y la generosidad de los agentes sanitarios, las fuerzas de seguridad, innumerables voluntarios, muchos de ellos jóvenes, trabajadores de distintos ámbitos, instituciones de acción caritativa y social así como las educativas, tanto eclesiales como civiles, las propias familias, sacerdotes y religiosos, y tantas personas que con sentido de responsabilidad y amor al prójimo han ayudado y servido a tantos enfermos y a sus familias.

La enfermedad, el dolor, la fragilidad, nos hacen más humildes y ayudan a volver la mirada a Dios y a los hermanos. En este sentido, quiero recomendar en esta carta la experiencia de peregrinar a Lourdes. Lourdes  es sobre todo  una escuela de fe, de oración y de solidaridad, una escuela de vida y de evangelio, un lugar que ayuda a profundizar en el conocimiento de Jesús y de su mensaje de salvación, que nos exhorta a la plegaria y a la conversión. Es, pues, un lugar especial de encuentro entre el cielo y la tierra, un lugar de comunión y esperanza. Un hogar muy especial y acogedor para los enfermos, los pequeños, los sencillos. Os invito, pues, a todos a hacer esta experiencia de peregrinación, para ofrecer la vida y pedir fuerzas para seguir haciendo camino y compartir los sufrimientos y sostenernos mutuamente; para cuidarnos unos a otros con amor fraterno, bajo el amparo de la Madre.

 

+ José Ángel Saiz Meneses
Obispo de Tarrasa



O si lo prefieres, regístrate en ECCLESIA para acceder de forma gratuita a nuestra revista en PDF

HAZME DE ECCLESIA

Cada semana, en tu casa