Revista Ecclesia » Cuadro de la Capilla Real de Granada, restaurado por el Museo Metropolitano de Arte de Tokio
Iglesia en España

Cuadro de la Capilla Real de Granada, restaurado por el Museo Metropolitano de Arte de Tokio

Cuadro de la Capilla Real de Granada, restaurado por el Museo Metropolitano de Arte de Tokio

Ha sido posible gracias a la financiación del Museo Metropolitano de Arte de Tokio, como contraprestación por la cesión temporal de un cuadro de Boticelli de la Capilla Real para la exposición “Boticelli y su tiempo”, que se celebró este año en Japón.

La Capilla Real ha finalizado en Granada, a cargo de CRA, la restauración de uno de sus cuadros. El cuadro restaurado representa el abrazo entre un rey cristiano y un rey moro y tras finalizar los trabajos vuelve a su ubicación en la nave de la Capilla.

La restauración ha podido llevarse a cabo gracias a la financiación del Museo Metropolitano de Arte de Tokio, como contraprestación por el préstamo temporal del cuadro “La oración en el huerto”, de Botticelli, que se encuentra en la Capilla Real y que fue cedido para la exposición “Botticelli y su tiempo”, celebrada este año en Japón.

SOBRE EL CUADRO RESTAURADO
La Capilla Real posee desde el siglo XVIII un expresivo lienzo en que dos reyes, cristiano y musulmán, se abrazan. El cuadro aparece ya en el inventario de 1769 como “El Rey Católico y el Rey moro entregándole las llaves de su ciudad”, pero se desconoce su procedencia.

Las diversas guías del monumento dan cuenta de él. Pero sus referencias no son coincidentes. Gallego Burín en diversas obras lo describe como “Boabdil abrazando al Rey Católico” y lo sitúa en el siglo XVII y como autor a Juan de Sevilla. Pero en su obra “Nuevos datos sobre la Capilla Real de Granada” (1953) señala “que ha de ser, a juzgar por el rostro e indumentaria, Fernando III el Santo, obra del XVII” y nada dice de su autor.

Basados, efectivamente, en rostros e indumentaria se piensa por otros expertos que debe ser una obra sevillana del XVII y representaría a San Fernando y Alhamar, fundador del nuevo Reino de Granada en 1238. Los encuentros amistosos entre ambos monarcas fueron al menos dos. Uno en 1246 con el pacto de Jaén, en que, al tiempo que se entrega Jaén a Castilla, Fernando reconoce las límites del reciente reino granadino y Alhamar se declara vasallo de Castilla, con el compromiso de ayudar al rey castellano en las empresas guerreras en las que su ayuda fuese solicitada. Así fue en 1248 cuando 500 jinetes granadinos y Alhamar ayudaron a San Fernando en la conquista de Sevilla. El cuadro parece referirse al primero de estos encuentros que asentó el Reino de Granada para cerca de 250 años.

foto: Cuadro de la Capilla Real restaurado.

 



O si lo prefieres, regístrate en ECCLESIA para acceder de forma gratuita a nuestra revista en PDF

HAZME DE ECCLESIA

Cada semana, en tu casa