Iglesia en España

Crónica de las XLV Jornadas Nacionales de Liturgia 2016

Crónica de las XLV Jornadas Nacionales de Liturgia 2016

«Ante la tercera edición oficial del Misal Romano en castellano»

Madrid, 18-21 de octubre de 2016

«Digno es el cordero degollado de recibir el poder, la riqueza, la sabiduría, la fuerza y el honor, la gloria y la alabanza. A él la gloria y el poder por los siglos de los siglos» Ap 5,12; 1,6. Eso fue lo primero que pensé al ver la portada del folleto de las celebraciones de las Jornadas Nacionales de Liturgia que desde el 18 al 21de octubre se celebraron en Madrid, en el Seminario Diocesano, con el título: «Ante la tercera edición oficial del Misal Romano en Castellano». Por cierto, hacía doce años que no se habían celebrado en Madrid.

Esa alabanza y bendición se hizo real en las celebraciones litúrgicas, en la S.I. Catedral de Santa María de la Almudena y en la Capilla del Seminario.

Las Jornadas dieron respuesta a estos interrogantes:

¿Qué es el Misal?

Muchas fueron las respuestas a este interrogante que se oyeron a lo largo de las ponencias y reflexiones de esos días, pronunciadas por los doctos ponentes que intervinieron.

Un pequeño elenco de lo dicho, puede ser este: «El libro más importante, después de la palabra de Dios», «el testimonio de la expresión de la fe de la Iglesia», «la experiencia y la memoria de la Iglesia», «el libro que testifica la “lex orandi” de la Iglesia», «el instrumento adecuado para mostrar la fe», «el óptimo instrumento para las catequesis mistagógicas», «un instrumento válido para la acción pastoral», «el instrumento que regula y ordena la celebración Eucarística», «un tesoro escondido que se descubre», «el libro que contiene lo que es “justo” para Dios y “necesario” para el hombre», «es la tradición para entregarla», «el instrumento para celebrar, orar, y escuchar», «el marco objetivo para la liturgia y la teología, porque expresa la fe de la Iglesia», «el libro litúrgico como la Iglesia quiere», «un libro vivo y en crecimiento», «una colección de puertas de acceso al Misterio de Cristo», «una guía celebrativa que ha de ser seguida», por último, «el Misal es la Biblia convertida en plegaria», «el libro de la asamblea que hace crecer la vida cristiana».

¿Qué pistas tenemos para hacer buen uso del Misal?

Ante todo: la normativa, la razón y la propia experiencia.

¿Cómo situarse ante el Misal?

A lo largo de las jornadas se nos enunciaron interesantes propuestas como estas: «con veneración y respeto», «acoger esta herramienta, como un diccionario de la fe», «acogerlo como un discípulo ante su maestro», «estudiar y orar con él, (así lo refirieron las cuatro personas que nos dieron el testimonio de su vivencia con el Misal Romano: el P. Laurentino Sáenz. OSB, la seglar, Dña. María Elena Delgado, el sacerdote D. Eusebio Ocaña y el Jesuita P. José Luis Pinilla); así mismo «siendo conscientes del Misterio de la Iglesia» y «abriéndonos al Espíritu».

Sugerente fue la idea de que «el Misal se tiene que convertir en fuente de inspiración para los artistas», ya que la finalidad primera de lo que estos realicen en el ámbito eclesial, será para «alimentar la fe y la piedad», ya que todo arte en la Iglesia tiene que servir para descubrir «al más bello de los Hombres».

Las Jornadas Nacionales de Liturgia, han congregado a más de 150 personas interesados por esta realidad tan importante en la vida de la Iglesia: obispos de la Comisión Episcopal de Liturgia, sacerdotes, religiosos y seglares implicados en la pastoral litúrgica.

Estas Jornadas han contado con unos profesores, que bien podríamos definirles, de primera línea. Así el Sr. Arzobispo de Madrid Mons. Carlos Osoro Sierra, con su ponencia: «La liturgia y la alegría del Evangelio»; el Sr. Obispo de León y presidente de la Comisión Episcopal de Liturgia Mons. Julián López Martín con su ponencia: Novedad en la continuidad y continuidad en la novedad de la 3º edición del Misal»; D. Manuel González López de Corps, con la ponencia: «Presentación del Misal: oración y escucha»; D. Manuel Fanjul García que hizo la presentación del trabajo editorial de este libro; D. Emilio Vicente Paz, con las concreciones para el «Buen uso del Misal»; D. Raúl García Herráez con su ponencia «Dimensión Pastoral del Misal»; el profesor de la Universidad de Comillas, D. Ángel Cordovilla Pérez, con el título «Dimensión Teológica del Misal. La lex orandilex credendi»; D. Jesús Folgado García, con el sugerente tema de «La Belleza y arte de celebrar con el Misal»; el Monge benedictino, profesor en san Anselmo de Roma, P. Juan Pablo Rubio Sadia, con el recorrido de la presencia de la Escritura Sagrada en los textos del Misal; y, finalmente, el P. Corrado Maggioni, subsecretario de la Congregación para el Culto Divino, con el sugestivo interrogante «¿Para qué sirve el Misal?».

¿Para qué sirven las Jornadas?

Bien podemos contestar con las expresiones ofrecidas por D. Julián López en las palabras de clausura de las Jornadas: «las Jornadas han ofrecido a los participantes un material interesante y valioso, para la recepción del Misal».

Han sido un altavoz, con un gran tema y gran valor en su contenido, con una respuesta cualificada de los asistentes, un servicio a la pastoral de la celebración de la Eucaristía, y por ello, a cada una de las Iglesias particulares.

Estas jornadas, indudablemente, habrán de tener un efecto multiplicador a la hora de presentar el Misal en cada una de las diócesis, y por ello, habrán de contribuir a la unidad de la Iglesia en España: unificando criterios, clarificándolos y exponiéndolos.

En verdad todo este trabajo, todo este esfuerzo, toda esta ilusión por dar a conocer y ayudar a vivir el Misterio de Cristo, es algo que nos ayuda a glorificar a Dios y nos acerca a la salvación que él nos ofrece.

Julián Callejo Matute
Delegado Diocesano de Liturgia de Osma-Soria.

Regístrate en ECCLESIA para acceder de forma gratuita a nuestra revista en PDF

REGISTRARME

Añadir comentario

Haga clic aquí para publicar un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.